El cadáver encontrado en La Arena es de un vecino de Pravia de 83 años que había desaparecido ayer

El cadáver yace en una rampa de varada junto a la lancha que los agentes utilizaron para sacarlo a tierra / MARIETA
El cadáver yace en una rampa de varada junto a la lancha que los agentes utilizaron para sacarlo a tierra / MARIETA

La autopsia establece que J. F. G. murió por ahogamiento

J. F. GALÁN SAN JUAN DE LA ARENA.

La autopsia del cadáver hallado a media mañana de ayer en el puerto de San Juan de la Arena, en aguas de la desembocadura del Nalón, revela que se trata de J. F. G., vecino de Pravia y de 83 años de edad. Había desaparecido de su domicilio ayer mismo. En el momento de ser recuperado su cuerpo no portaba documentación, por lo que no pudo ser identificado, ni presentaba signos de violencia, y su estado invitaba a pensar que no llevaba demasiado tiempo en el agua.

Tras el rescate, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Asturias, en Oviedo, para practicarle la autopsia y extraer sus huellas dactilares. El resultado de esas pruebas establece que falleció por ahogamiento.

El cuerpo sin vida fue localizado en torno a las doce y media del mediodía por dos hombres entre dos lanchas amarradas en el puerto, sito en el corazón de la localidad. Según algunos testimonios, ambos se encontraban a bordo de una de ellas revisando su estado o preparándose para salir a navegar, maniobra que podría haber contribuido a que el cadáver saliese a flote. Poco después llegaban varias patrullas de la Guardia Civil.

Con la ayuda de los dos marineros y sirviéndose de su embarcación, los agentes consiguieron sacar a tierra el cadáver antes de que llegase el grupo especial de submarinismo del cuerpo, cuya intervención no fue necesaria.

El hallazgo levantó expectación en La Arena, una localidad de unos 1.400 habitantes en la que prácticamente todo el mundo se conoce. Los vecinos pronto descartaron que se tratase de alguien de la zona, y apuntaron a que el cadáver había sido arrastrado aguas abajo por el río Nalón, crecido a raíz del temporal. «Por muy fuerte que pegue del mar aquí no entra ni un tablón», aseguraba con rotundidad un veterano pescador.

El cadáver permaneció en una rampa de varada del puerto hasta que, unas dos horas después de su hallazgo, la autoridad judicial competente ordenó el levantamiento. En un principio la autopsia se realizará hoy domingo. También está previsto que a lo largo de la jornada se cotejen sus huellas dactilares con las del hombre desparecido en Pravia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos