Hermandad entre pueblos ejemplares

Los vecinos de Poreñu y Torazo, junto al monolito descubierto por el rey Felipe VI. / LOLI RIVA
Los vecinos de Poreñu y Torazo, junto al monolito descubierto por el rey Felipe VI. / LOLI RIVA

Las asociaciones vecinales de ambas localidades trabajarán ahora para reunir a todos los premiados de la Comarca de la Sidra Poreñu y Torazo comparten experiencias y recuerdan sus respectivos galardones

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Desde que el jurado de los Premios Princesa anunció que Poreñu había sido elegido como Pueblo Ejemplar de 2017, la localidad maliaya no ha dejado de recibir visitas de turistas que quieren ver de cerca el recorrido llevado a cabo por los Reyes durante la entrega del galardón. Hasta la pequeña aldea llegan todas las semanas turistas de toda la región. Como ellos, ayer, los vecinos de Torazo, premiados en 2008, no quisieron dejar pasar la oportunidad de compartir con los miembros de la Asociación de Vecinos La Capilla experiencias, recuerdos y sensaciones.

La idea de este especial encuentro surgió de la relación entre Toño Martínez, vecino de Torazo, y la asociación de Poreñu. Él vivió de cerca la preparación de la candidatura, ayudándolos en todo aquello que fuera necesario. «Dada la proximidad y el contacto entre nosotros, nos pareció una buena idea venir a visitarlos. Queríamos conocer el local social», explica.

El encuentro sirvió para compartir vivencias y comprobar cómo había cambiado el proceso en los últimos años. «Hay aspectos que son distintos. Lo que no cambia es la competencia entre los candidatos», asegura Martínez. Para el cabranés, el galardón se «había ido desvirtuando» con la elección de pueblos y núcleos urbanos más grandes, que disminuían las opciones de ganar de localidades más pequeñas. Línea que se rompió el año pasado con la elección de Poreñu, cuando se volvieron a tener en cuenta las bases principales del título.

Las asociaciones compartieron también cómo les ha cambiado la vida el nombramiento como Pueblo Ejemplar y las actividades que tienen organizadas para este año. Una de ellas, la Fiesta de la Boroña de Torazo (que se realiza cada año en el mes de junio), se trasladó ayer en menor medida a la localidad maliaya. «Nos han explicado cómo se hace y ahora están abriéndola. No dejan de sacar cosas, parece que no se acaba nunca», bromeaba Isabel Lanzón, secretaria de la Asociación La Capilla.

Bimenes, sin candidatura

El hermanamiento entre Poreñu y Torazo es el primer paso para una iniciativa mucho mayor. Ambas asociaciones esperan poder reunir a todos los Pueblos Ejemplares de la Comarca de la Sidra. «Ya hemos empezado a hablar con Ángel Valle, de la Asociación Amigos del Paisaje Cubera (premiados en 1991), pero todavía no tenemos una fecha fija», explicó Lanzón. La idea, añadió, «todavía no está madurada del todo y debemos mirar cómo lo vamos a hacer».

Para Martínez, este proyecto es «una excelente iniciativa». Espera que el encuentro entre todos los galardonados pueda servir para animar a Bimenes -único concejo de la Comarca sin ningún premiado- a que presente una candidatura consistente y que pueda llegar a ser elegida algún día por el jurado de los Premios Princesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos