«Era un hombre que ayudó a muchos»

Aspecto que presentaba ayer el exterior de la iglesia de Salinas en el funeral por 'Tino Tristán'. / BREGÓN
Aspecto que presentaba ayer el exterior de la iglesia de Salinas en el funeral por 'Tino Tristán'. / BREGÓN

Directivos y altos cargos de Asturiana de Zinc en ejercicio y retirados, empresarios, trabajadores y vecinos de Salinas despiden a 'Tino Tristán'

J. F. GALÁN SALINAS.

Directivos y altos cargos de Asturiana de Zinc, tanto en ejercicio como ya retirados, trabajadores, amigos, vecinos de Salinas y una extensa representación del mundo empresarial de la comarca arroparon ayer a la familia en el funeral de Florentino Suárez, 'Tino Tristán', exdirector general de la empresa, fallecido el pasado domingo a los 84 años de edad. «Llegó a Salinas de niño, junto a su padre. Ahí arrancó la historia de una buena persona que supo conjugar esfuerzo, trabajo y sacrificio para llegar a lo más alto de la empresa productora de zinc electrolítico más importante del mundo», recordó el párroco Agustín González ante una audiencia que excedía el aforo de la iglesia de Salinas. Concelebraron el oficio Rafael Santos y Juan José Tuñón.

«Era un hombre noble que ayudó a muchos, tanto en la empresa como a través de esta parroquia, en la que colaboraba activamente. Deportista, atleta e hincha del Real Avilés, del Sporting y sobre todo del Oviedo, le gustaba conversar de actualidad con ese vozarrón y un gran sentido del humor. Se casó con 'Mora' -María del Amor Gutiérrez, su viuda- el 11 de julio de 1959, tuvieron cinco hijos y hace unos cinco años sufrieron la pérdida del mayor, Ignacio. Fue un hombre que hizo mucho bien a los demás», prosiguió el párroco.

Entre los presentes se encontraban dos exdirectores generales de la empresa, Fernando Sitges y Francisco Álvarez Tamargo, así como numerosos altos cargos y jefes de departamento de la época, casos de José María Quiroga, José Manuel Poncet, Francisco Tamargo o Luis Rodríguez, actual presidente de la Escuela de Artes y Oficios de Avilés.

«Supo conjugar esfuerzo, trabajo y sacrificio para llegar a lo más alto»

Cámara y cofradía

'Tino Tristán' fue vicepresidente de la Cámara de Comercio de Avilés bajo la presidencia de Antonio Sabino, también presente en el funeral de ayer junto con otro expresidente de la entidad cameral, Joaquín García Tuñon. De igual forma acudieron a dar el pésame Vicente Tuñón, presidente de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, de la que era cofrade, representantes de la Asociación Rey Pelayo, a la que pertenece uno de sus hijos, el comandante de la Guardia Civil de Avilés, capitán Revuelta, empresarios como José Luis Vigil, José María León Pérez, exalcalde de Castrillón, representantes de los grupos municipales de este partido en el concejo y en Avilés y el presidente del actual comité de empresa de Asturiana de Zinc, José Manuel Muñiz, entre otras muchas personas.

'Tino Tristán' no pudo superar las consecuencias de un accidente doméstico que sufrió meses atrás en su domicilio de Salinas, localidad en la que siempre residió. Además de por su laboral profesional al frente de Asturiana de Zinc también será recordado por su cercanía, afabilidad y generosidad con todo el mundo, muy especialmente con sus compañeros en Asturiana de Zinc.

Natural de Villablino (León), llegó a Castrillón en 1943, cuando su padre, facultativo de minas, se incorporó a la Real Compañía Asturiana de Minas. Entonces tenía ocho años. Tras completar los estudios de perito y profesor mercantil entró en la empresa como auxiliar administrativo, primer peldaño de una larga carrera profesional que le llevó primero a la dirección financiera y finalmente, en 1989, a la general, cargo que ostentó hasta su jubilación en 1994.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos