Homenaje en Bañugues a las cuatro mujeres enterradas en la fosa

Alejandro Ferrer lee un poema ante la fosa y el ramo de flores de las familias. /  A. G.-O.
Alejandro Ferrer lee un poema ante la fosa y el ramo de flores de las familias. / A. G.-O.

A. G.-O. BAÑUGUES.

Hace casi un año, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica iniciaba la exhumación de la fosa común del cementerio de Bañugues donde en 1938 fueron enterradas cuatro mujeres de Candás que habían sido fusiladas. Ayer, coincidiendo con el aniversario de la Segunda República, quisieron volver a reunirse para recordarlas junto a sus familiares. La exhumación hizo posible, en palabras de Luis Miguel Cuervo, miembro de la asociación, «desenterrar la dignidad de cuatro personas que nunca la perdieron». Alejandro Ferrer fue uno de los voluntarios que trabajó en la exhumación, labores que desempeñaron con una camiseta gris que ayer quiso depositar junto al ramo de las familias. «Es necesario lograr una ley de memoria histórica consensuada por todos los grupos políticos y un banco de ADN», afirmó. Ferrer quiso poner su granito de arena leyendo un poema que la socialista Cani Guardado le dedicó a su tío, quien un día se fue a trabajar y no volvió. El texto hizo saltar las lágrimas de los presentes, que no pudieron evitar emocionarse recordando a sus familiares: «Por suerte nosotros sabemos que están aquí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos