El homicida de Villaviciosa declara ante el juez por una agresión anterior

El padre de Brayan, junto a su pareja, a la salida del juzgado. / A. G.-O.
El padre de Brayan, junto a su pareja, a la salida del juzgado. / A. G.-O.

Brayan Tuero continúa en prisión a la espera del juicio por el fallecimiento de Adrián Gancedo. Los testigos volverán a declarar en dos semanas

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Brayan Tuero, en prisión provisional por el asesinato de Adrián Gancedo el pasado mes de noviembre, volvió ayer al juzgado de Villaviciosa para declarar ante el juez. Sin embargo, en esta ocasión, el joven fue requerido para ofrecer su testimonio por otro delito anterior que se le imputa y que tenía pendiente con la justicia. Y es que Tuero tiene un procedimiento abierto, junto a su padre y a la pareja sentimental de éste, por otra agresión a un vecino de Boyanes. Al parecer, le acusan de provocarle heridas de gravedad en la cabeza. Otra de las causas que también tiene abierta es un delito de deflagración de fluido eléctrico.

Tuero fue trasladado desde la cárcel por una patrulla de la Guardia Civil y llegó al juzgado de Instrucción de Villaviciosa en torno a las diez de la mañana. Casi una hora después, lo hacían su padre y su compañera sentimental. Los tres estuvieron dentro de una sala, donde prestaron declaración ante el juez en presencia de sus abogados hasta poco antes de las doce del mediodía. A la salida, su progenitor se negó a comentar nada, alegando que «se trata de un tema que nada tiene que ver con la muerte de Adrián Gancedo». El homicida, por su parte, salió por la parte de atrás del edificio para evitar que fuera visto por los vecinos de la localidad y que no se repitieran así las escenas de tensión y crispación de finales de noviembre.

La última vez que Tuero abandonó los juzgados locales tras el crimen, decenas de personas se reunieron en la calle para mostrar su rabia por un crimen que conmocionó al concejo al grito de «asesinos fuera de la Villa, no os queremos aquí» mostrando así su rabia por la pérdida del joven de Rozaes, de 32 años. Tuero, entonces, se negó a declarar ante la jueza María Elena Cruz, quien decretó su ingreso en prisión sin fianza por la posibilidad de fuga y de destrucción de pruebas.

El procedimiento por la muerte de Adrián Gancedo volverá a reanudarse este lunes con «el ofrecimiento de acciones a sus padres. Se trata de un procedimiento por el cual el juzgado informa de forma expresa a la persona perjudicada por un delito de sus derechos en un proceso penal», explicó uno de los letrados. En esta cita no estarán los abogados contrarios, que sí lo harán en la toma de declaraciones al resto de testigos que se reanudarán dentro de dos semanas.

Está previsto que acudan ante la jueza entre tres y cuatro personas más, sin tener en cuenta aquellos que quieran citar las partes. La última vez, todos los citados, entre los que se encontraba el dueño del local frente al que perdió la vida Adrián Gancedo, coincidieron en señalar a Tuero como el autor del apuñalamiento que resultó mortal para el joven de Rozaes.

Los testigos

Entonces la jueza también tomó declaración a uno de los imputados por un delito de lesiones. S. G. S. negó entonces su participación en los hechos, al contrario que la versión que dieron algunas de las personas presentes ese día. Él, junto a otra joven de 20 años, se encuentra en libertad hasta el momento en que se celebre el juicio. Ella fue puesta en libertad a cambio de que acudiese todas las semanas al juzgado, según explicó su abogado Alejandro Loché, tras prestar declaración al poco de ser detenida.

El fallecimiento de Adrián Gancedo tras ser apuñalado por intentar mediar en una pelea entre Tuero y su padre fue un duro golpe para los vecinos de Villaviciosa y de la parroquia de Rozaes. Familiares, amigos y conocidos llenaron entonces la iglesia de Santa María para despedir al joven, quien tenía una hija de 10 años. Tras su separación, el maliayo decidió volver a vivir con su abuela en la localidad de Rozaes. La asociación de vecinos de la parroquia anunció hace unas semanas la apertura de una cuenta con la intención de recaudar fondos para ayudar a su familia en este doloroso y largo procedimiento. Más de un mes después de su pérdida, sus padres siguen sin poder superar la pérdida de su hijo, que un día salió de fiesta para no volver. El juzgado tendrá que determinar ahora el papel de todos los imputados en los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos