El hotel fantasma junto al pantano

Estado actual del antiguo hotel Kriss Parque Astur junto al embalse de Trasona. / MARIETA
Estado actual del antiguo hotel Kriss Parque Astur junto al embalse de Trasona. / MARIETA

Inaugurado en 2009, el Kriss subastó todo su mobiliario en 2015 y desde entonces permanece cerrado y sin planes de futuro

S. GONZÁLEZ TRASONA.

El hotel Kriss Parque Astur se ha convertido en un edificio fantasma desde que hace dos años se cerraran sus puertas para siempre junto al pantano de Trasona. El inmueble se encuentra totalmente vacío y sin actividad. Sus exteriores también están cerrados al paso, incluido el aparcamiento que lo rodea. Podría hablarse de un hotel fantasma, sin presente ni futuro. Aunque hubo rumores de posibles planes de compra, se disiparon pronto y el hotel sigue cerrado a cal y canto.

Al tratarse de un edificio privado, desde el Ayuntamiento de Corvera se desconoce cuál es el plan que tiene para él su actual propietario, una entidad bancaria que asumió su gestión tras el concurso de acreedores en el que entró Oceánica y Vacaciones, empresa dueña del inmueble.

Los gestores del hotel cerraron sus puertas en mayo de 2014 con la intención de poder reabrirlo para la temporada de verano aunque sus planes nunca llegaron a ejecutarse. El hotel entró en administración concursal ese mismo año y la entidad bancaria propietaria del mismo tomó, un año después, la decisión de sacar a subasta todo el mobiliario tras hacer definitiva la decisión de no reabrir sus puertas.

La empresa encargada de la venta puso en el mercado lotes de habitaciones, salones, el hall o cocinas para que pudieran ser adquiridos por otras empresas o particulares a precios competitivos. Una subasta en la que no faltaron compradores y en menos de una semana se había cerrado todo el proceso.

Después de cerrarse esa etapa llegaron rumores de posibles compradores (alguno internacional) para el inmueble, ya vacío, pero que tampoco llegaron a materializarse.

El Hotel Kriss Parque Astur ocupa una parcela de 7.500 metros cuadrados, 5.500 construidos. El resto son zonas ajardinadas y de aparcamiento. El edificio cuenta con 120 habitaciones, entre ellas catorce suites y dos con salón.

Nació con mal pie

Inaugurado en septiembre de 2009, el hotel Parque Astur, de cuatro estrellas, nació con mal pie. Contemplado en el diseño del centro comercial con el que linda, una de las empresas que participó en su construcción, Parques Reunidos, abandonó el proyecto e interpuso una denuncia, a la postre archivada por el juez, en la que acusaba al entonces alcalde, Luis Belarmino Moro, de irregularidades en la concesión de licencias. Su marcha obligó a Oceánica y Vacaciones, una empresa familiar, a asumir la gestión del hotel, campo en el que carecía de experiencia.

La apertura se demoró aún varios meses a raíz de una fachada, que no había sido revestida al estar completado, por parte de la propia Oceánica y Vacaciones, de adosar a ella un edificio de vivienda pública que nunca llegó a construirse. Dos proyectos que podrían haber ayudado a la dinamización de Trasona pero que finalmente no lograron salir de la crisis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos