Inician una campaña para instalar un radar en la N-632 a la altura de Arroes

Dos automóviles circulan por la carretera N-632, a la altura del kilómetro 57, en Arroes..
Dos automóviles circulan por la carretera N-632, a la altura del kilómetro 57, en Arroes.. / A. G.-O.

Los vecinos critican la velocidad a la que circulan los vehículos y advierten de que la capa antideslizante empieza a desprenderse

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Una vecina de Arroes ha iniciado en internet una campaña para que instalen un radar fijo en la N-632, entre la curva de Arroes y la sidrería Sampedro. Los conductores, critica, «piensan que esta carretera es un circuito de rallies». La organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA) calificaba a principios de año el kilómetro 57 como el tramo más peligroso de toda la red viaria española. La instalación de señales advirtiéndolo han ayudado a disminuir los accidentes, pero, aun así, hay automóviles que siguen circulando a gran velocidad.

«Es una carretera cuyo límite está en 50 kilómetros por hora, pero nadie lo respeta. Hay peregrinos a pie, muchísimos ciclistas que hacen el Camino o que simplemente vienen desde Gijón a entrenar, vecinos que temen por su seguridad cada día», asegura esta vecina, quien resalta que se trata de una vía de tránsito de jabalíes y corzos. « No hay día que no aparezca un animal atropellado en la carretera», lamenta. De ahí, que haya decidido comenzar una campaña para solicitar la instalación de un radar fijo, que acabe con esta situación.

Según los estudios realizados en los tres últimos años por la AEA y también por el Real Automóvil Club de España (RACE), confirman que el kilómetro 57 de esta vía supera en más de 140 veces la media nacional de peligrosidad. «Tiene un mal trazado, abundante tráfico vecinal, abundante lluvia, ausencia de arcenes, escasa visibilidad, múltiples entradas sin anunciar a fincas particulares...», destacan.

Es una postura que comparten en el resto de la parroquia. «Vendría muy bien. Hay muchos conductores que hacen el loco», critica Vicente Rafael Gimilio, delegado territorial de Arroes. Él está de acuerdo con esta petición, pero resalta que lo primordial en estos momentos es arreglar la capa antideslizante que «se está levantando».

Hace casi dos años se colocó en el 'kilómetro maldito', como el denomina al 57, una capa antideslizante con el fin de frenar los numerosos accidentes que había en la zona. Una medida que, como reconoce Gimilio, ha ayudado mucho, pero está comenzando a fallar. En las bandas de la vía más afectadas por el paso se los coches se puede observar un ligero desgaste que, con el tiempo, podría ir a más. «¿Hay que esperar a que ocurra algo para que decidan tomar una solución?», critica.

El último accidente tuvo lugar el pasado mes de junio, cuando un motorista arrolló a un viandante. Ambos resultaron heridos de gravedad y fueron trasladados Hospital Universitario Central, en Oviedo.

Fotos

Vídeos