Inspección defiende a La Canal y niega desatención a una alumna

Natividad Fernández, junto a su hija, ayer, en el HUCA. / E. C.
Natividad Fernández, junto a su hija, ayer, en el HUCA. / E. C.

Los padres de Natividad Álvarez, con síndrome de kabuki, rechazan el informe porque «no refleja los cuidados que debió ofrecer el centro»

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

El Servicio de Inspección Educativa del Principado no aprecia una falta de atención con la alumna del colegio público La Canal de Luanco, Natividad Álvarez Fernández, afectada con síndrome de kabubi. Así lo refleja el informe que fue remitido a sus padres hace unos días y al que tuvo acceso EL COMERCIO. En él, se recoge que la dirección del centro «respetó» en todo momento los dictámenes para la escolarización de la pequeña, utilizando todos los recursos disponibles, tanto en el ámbito de la educación especial, como dentro de las funciones del profesorado ordinario. Y concluye que «no existen, por tanto, pruebas de falta de atención a la alumna por parte del equipo directivo y el tutor».

En este sentido, Inspección subraya que «a tenor de las manifestaciones del equipo directivo, «e desprende una actitud constructiva de colaboración y entendimiento con la familia que trasciende el umbral de sus obligaciones profesionales».

Los padres de Nati Álvarez rechazan la valoración de Inspección. Consideran que el informe, «falta a la verdad en casi todo lo que se expone al centrar sus explicaciones en lo que dice la documentación de la dirección del centro. Se obvian otros muchos detalles que evidencian incumplimientos del programa como queda patente al afirmar que una alumna con una discapacidad del 78% no requiere de un auxiliar, entre otros errores».

Otro aspecto en que rechaza la madre, Natividad Fernández, «es que no solo no atienden a nuestras reclamaciones sino que, además, se dicen barbaridades como que mi hija solo plantea problemas de tipo gástrico. La enfermedad calificada como rara no solo afecta al aparato digestivo sino a muchos órganos y extremidades y, por esta razón, precisa de otras muchas atenciones».

Para ella, la mejor evidencia de las carencias que tiene el centro y de la falta de responsabilidad de la dirección queda reflejado en el mismo acta de Inspección. «Como señalan al final, es que nos dan la razón al elegir otro centro de educación especial para poder tratar el problema de una manera más eficaz». Y prueba de esto para más abundar, añaden, «es la decisión de otros padres de alumnos con similares condiciones que tomaron la misma decisión que nosotros de sacarlos de este centro. Por algo será», dice.

Ahora apelan al compromiso del consejero de Educación, Genaro Alonso, «con que solicitaremos una reunión para ver si cumple con su compromiso de actuar contra este tipo de fallos e incumplimientos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos