Luanco, capital de las habaneras

El coro El León de Oro, durante su actuación en el salón de actos del IES de Luanco. / P. G.-P.
El coro El León de Oro, durante su actuación en el salón de actos del IES de Luanco. / P. G.-P.

Los directores del coro El León de Oro destacaron la identidad del pueblo marinero con la música en la lectura del pregón García de Paz y Rosso abren las fiestas del Santísimo Cristo del Socorro de Luanco

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

No se podía esperar menos de dos de los profesionales de la música más laureados en los últimos tiempos. Los directores del coro El León de Oro de Luanco, Marco Antonio García de Paz y Elena Rosso, inauguraron ayer oficialmente las fiestas del Santísimo Cristo del Socorro de Luanco con un discurso pleno de musicalidad y donde destacaron la exaltación de la identidad de un pueblo marinero con la música. Fue un pregón atípico por su formato pero que consiguió transformar el salón de actos del IES de Luanco, que completó su aforo para la ocasión, en un improvisado escenario coral en el que todos los asistentes unieron sus voces a los sones del canto de la pieza marinera 'Avante', bajo la batuta de los pregoneros.

Antes, el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, glosó sobre la figura de los músicos, elogiando la labor que han llevado a cabo los fundadores del coro, «una entidad que en los últimos veinte años mereció los mayores reconocimientos tanto a nivel local como regional, nacional e internacional», dijo. Y para abundar aún más en los méritos de los pregoneros, rescató algunas de las frases pronunciadas por los más importantes representantes de coral de la escena internacional.

El presentador de las fiestas del Socorro de Luanco hizo un repaso por sus comienzos en la música, el nexo que le unió de forma inseparable con su compañera en el cargo, una unión inseparable desde una temprana edad, según contó García de Paz. Sobre el entarimado del salón, la pareja de músicos recordó los muchos conciertos que ofrecieron en ese mismo lugar. Los pregoneros fueron dibujaron así un discurso compartido en el que fueron intercambiando recuerdos y, sobre todo, alusiones a la historia de su pueblo, vinculado al canto.

En su discurso, no se olvidaron de numerosos nombres y figuras que rescataron de los anales de la composición y la dirección musical de la villa luanquina. Tampoco pudieron pasar por alto sus experiencias en los albores de sus carreras profesionales como fue el paso por el coro parroquial de la mano la organista Isabel Barbón. «Con ella recibí clases de apoyo y formé parte del coro siendo niña teniendo la oportunidad de compartir vivencias formando parte de las voces que mejor cantasen a nuestro Cristo», comentó Rosso.

Mientras, Marco Antonio García de Paz, definió sus primeros pasos en este mundo, recordando que «no fui a la música, fue ella la que vino a mí» y rescató de su memoria algunas de las anécdotas vividas en su etapa infantil al ser seleccionado para formar parte de la Escolanía de Covadonga. Pero el salto cualitativo en su profesión, explicó, vino con la creación del coro que lleva el nombre del establecimiento familiar de origen leonés, El León de Oro.

«Nació con la canción marinera y habanera, que convirtió este proyecto en una de las mejores formaciones corales a nivel internacional. De ahí la razón de este pregón marcado por la fuerte identidad del pueblo con la canción del mar», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos