La Mancomunidad busca hoy un acuerdo que evite que la agrupación desaparezca

Todos los partidos, salvo el PP, quieren salvar a la entidad de Cabo Peñas a pesar de la negativa de la alcaldesa de Carreño a asumir la presidencia

A. G.-OVIES LUANCO.

La junta de la Mancomunidad del Cabo Peñas volverá a reunirse hoy para intentar buscar un acuerdo sobre el relevo en la presidencia ante la negativa de la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, de aceptar el cargo.

El Pleno de Carreño, además, votó en contra de la modificación de los estatutos, algo que el Ayuntamiento de Gozón sí sacó adelante con el apoyo de PSOE e IU y la abstención del PP. Renovar esta normativa es clave para evitar la disolución de la Mancomunidad, ahora en proceso de disolución. Hoy confían en alcanzar un acuerdo.

Los concejales del PP en ambos concejos seguirán sin participar en la junta al no estar de acuerdo con la gestión de la Mancomunidad. De hecho, son partidarios de la liquidación del ente. José Ramón Fernández, del PP de Carreño, basa su postura a que el siguiente paso, según su opinión, sería «realizar la liquidación correspondiente de derechos y obligaciones entre los dos ayuntamientos». «Cuando la izquierda deje de dar vueltas a la noria y reconozca que estamos ya en esa fase, el PP de Carreño se incorporará a lo que será ya el trabajo de la comisión liquidadora», aseguró.

El voto en contra de Carreño a los estatutos complica la resolución de la situación actual

Los populares defienden que el cargo de vocal, otro de los puntos del día que se tratarán hoy, debería quedarse vacío «al no cumplir con ninguna función». Está previsto que sea una concejala de Somos Carreño quien ocupe a partir de ahora ese puesto. Fernández criticó la postura de la alcaldesa al no querer aceptar la presidencia de la Mancomunidad. «Entendemos que el problema radica fundamentalmente en el enfrentamiento entre los dos alcaldes por cuestiones internas del PSOE, y por parte de Amelia Fernández, además, existe una clara dejación de responsabilidades», afirmó el popular. Es una opinión que comparten en IU, tanto en Gozón como en Carreño. «La negativa de la alcaldesa de asumir su responsabilidad obligatoria, de presidenta de la Mancomunidad, es un acto inaceptable. Es un ejercicio de cobardía, de dejadez de funciones que pone en alto riesgo, la continuidad de la mancomunidad del Cabo Peñas», dijo Ángel García, de IU Carreño. García recordó que en los estatutos, a pesar de no haberse aprobado la modificación, no se prevé la posibilidad de renunciar al cargo. «Es una decisión política y personal», lamentó García.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos