La Mancomunidad Cabo Peñas liquidará la deuda con las empresas de la piscina

La junta de gobierno aprueba regularizar la situación de los agentes de desarrollo, elaborar un presupuesto y sopesa encargar una auditoría

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

La Mancomunidad del Cabo Peñas parece haber dado, tras meses de dudas e incertidumbres, los primeros pasos hacia un futuro claro y solvente. La junta de gobierno celebrada ayer ha servido para que los grupos municipales de Gozón y Carreño se pongan, ideologías a parte, manos a la obra y comiencen a elaborar las medidas necesarias para reestructurar el ente supramunicipal. Un proceso que a partir de ahora contará con la participación del PP de ambos concejos. No ha estado sin embargo en este primer paso el gobierno local de Carreño. Los socialistas han decidido no acudir a la reunión.

La junta de ayer supone un gran salto sobre la situación que la Mancomunidad vive desde hace varios meses. Los grupos han aprobado, entre otros puntos, la elaboración del nuevo presupuesto. El actual está en prórroga desde 2010. Algo que, para el alcalde de Gozón, «no es de recibo». En él se incluiría la regulación de los agentes de desarrollo local. Es una de las decisiones con más relevancia de la reunión. La idea, según el portavoz del PP de Carreño, José Ramón Fernández, sería que los concejos se repartiesen a los tres trabajadores actuales.Este proceso ha sido aplaudido por IU en Carreño. Su portavoz, Ángel García, considera un mensaje positivo la eliminación de la deuda. «Vamos poco a poco solucionando los problemas. Se ha puesto la base para que la Mancomunidad sea políticamente estable», afirma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos