Manzaneda plantea movilizaciones ante los cierres del centro de salud

Los vecinos denuncian que el traslado de facultativos a Luanco deja sin servicio a la parroquia y les obliga a desplazarse para ser atendidos

A. G.-O. MANZANEDA.

Los vecinos de la parroquia de Manzaneda, en Gozón, elevan la voz ante la merma en el servicio que presta el centro de salud. Al recorte de personal, de dos médicos y dos enfermeras se ha pasado a uno de cada, se suman ahora cierres varios días a la semana ocasionados por el traslado a Luanco de los facultativos.

Los vecinos advierten de que no están dispuestos a tolerar esta situación y valoran movilizarse o recoger firmas para ponerle fin. «Pagamos los mismos impuestos para que no se nos trate de manera diferente. Nuestro centro alberga personas de diferentes parroquias y no estamos dispuestos a que se nos trate así», aseguran desde la Asociación de Vecinos La Purísima.

La decisión de dejar el centro de Manzaneda sin médicos varios días a la semana hace temer a los vecinos que sean los primeros pasos de un cierre definitivo. «No me parece ni medio normal que, a quien le corresponda, no tomase las medidas pertinentes para resolver dicho problema. Ojalá que no sea un mensaje para cerrar el centro de salud», apuntaba un usuario del centro.

La decisión de la asociación vecinal de tomar «todas las medidas que hagan falta» para solucionar esta situación ha sido apoyada tanto por el resto de residentes en la parroquia como por vecinos de localidades limítrofes que se benefician de la cercanía del centro de salud de Manzaneda para no tener que trasladarse a Luanco. La zona rural de Gozón, como ocurre en el resto del Principado, se caracteriza por tener una población mayor, con problemas de dificultad para trasladarse de un pueblo a otro.

Temas

Gozón

Fotos

Vídeos