Manzaneda plantea movilizaciones ante el cierre del centro de salud

Los vecinos critican que el traslado de facultativos a Luanco deje sin servicio a la parroquia y les obliga a desplazarse para recibir asistencia sanitaria

A. G.-O. MANZANEDA.

Los vecinos de la parroquia de Manzaneda, en Gozón, ya no pueden más. En los últimos meses han visto como la plantilla del centro de salud pasaba de dos médicos y dos enfermeras a tener solo uno de cada. Ahora, las instalaciones cierran varios días a la semana, ya que los profesionales son trasladados a Luanco. Una situación, dicen, que no van a tolerar. Por esa razón, están valorando movilizarse o recoger firmas para poner fin a esta circunstancia. «Pagamos los mismos impuestos para que no se nos trate de manera diferente. Nuestro centro alberga personas de diferentes parroquias y no estamos dispuestos a que se nos trate así», aseguran desde la asociación de vecinos La Purísima.

La decisión de dejar el centro de Manzaneda sin médicos varios días a la semana ha llevado a los vecinos a pensar que esto sea el primer paso de un cierre definitivo. «No me parece ni medio normal que, a quien le corresponda, no tomase las medidas pertinentes para resolver dicho problema. Ojalá que no sea un mensaje para el cierre definitivo del centro de salud», apuntaba un usuario de las instalaciones desde hace más de treinta años.

La decisión de la asociación vecinal de tomar todas las medidas que hagan falta para solucionar esta situación ha sido apoyada tanto por el resto de residentes en la parroquia, como por vecinos de localidades limítrofes que se benefician de la cercanía del centro de salud de Manzaneda para no tener que trasladarse a Luanco. La zona rural de Gozón, como ocurre en el resto del Principado, se caracteriza por tener una población mayor, con problemas de dificultad para moverse de un pueblo a otro cada vez que necesitan acudir al médico, de ahí la importancia de que estas instalaciones sigan abiertas.

Fotos

Vídeos