Mario ya descansa en Corvera

Manuel Moreno le dedica unas palabras a Mario, ayer en el cementerio de Nuña. / MARIETA
Manuel Moreno le dedica unas palabras a Mario, ayer en el cementerio de Nuña. / MARIETA

Familiares y amigos del jurista y escritor cubano le rinden un último homenaje en el cementerio de Nuña

A. SANTOS AVILÉS.

Mario Alberto Tagle y Babé se fue en silencio y rodeado del cariño de quienes han sido sus compañeros de viaje en su exilio de Corvera y Avilés. Fiel a su discreción y actitud siempre paciente y reflexiva, su cuerpo recibió sepultura ayer martes al mediodía en el cementerio corverano de Nuña. Le acompañaban para darle su último adiós su esposa y su hijastra. Junto a ellas, un reducido grupo de amigos que han sido su apoyo vital y emocional en las últimas décadas en Asturias. Entre ellos, José Luis Zapico, que consiguió el acto solidario del Ayuntamiento de Corvera de cederle a Mario un local en Rodiles como residencia; José María Urbano, por quien Mario siempre sintió gratitud y cariño ante sus atenciones continuas cuando lo requería en la Redacción de LA VOZ DE AVILÉS; Manuel J. Moreno -acompañado también por su esposa-, psicólogo y apoyo incondicional del jurista y escritor cubano hasta los últimos minutos de su vida; y la periodista Carmen Santos, que fue la primera en hacerle un reportaje completo a Mario en LA VOZ, una doble página con fotos antiguas en su despacho con el Che Guevara, entre otros. Desde entonces Carmen se convirtió en una de las personas en las que Mario confiaba.

Manuel J. Moreno leyó en el acto de ayer un emotivo texto en el que ensalzó la amistad «como religión» de Mario Alberto y su filosofía de vida «con afecto, respeto, consideración, dedicación...»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos