«Mercedes Rilla era memoria viva de Tazones»

Varios amigos cargan con el féretro de Rilla. / A. G.-O.
Varios amigos cargan con el féretro de Rilla. / A. G.-O.

Amigos, familiares y vecinos de la parroquia despiden a la fundadora del restaurante La Nansa, quien falleció a los 92 años | La iglesia se llenó en un emotivo y cariñoso adiós a una persona que «destacaba por su sencillez y humildad»

A. G.-O. TAZONES.

Los vecinos de la parroquia de Tazones quisieron darle ayer un emotivo y cariñoso adiós a Mercedes Rilla Fernández. La fundadora del restaurante La Nansa falleció el miércoles a los 92 años en la residencia Colegio San Francisco, de Villaviciosa, donde residía desde hacía unos años. La iglesia de la parroquia se llenó de familiares, amigos y conocidos que, entre lágrimas, despidieron a «una persona que destacaba por su sencillez, normalidad y humildad».

Rilla pertenecía a una familia numerosa. De los once hermanos que eran solo quedan vivos Encarna, Conchita y Pedro. «Vivió una larga vida, pero fue muy dura y sacrificada», recordó el párroco Manuel Roble, quien destacó las dificultades que tenían las personas hace setenta años para salir adelante. Por suerte, añadió el sacerdote, «la situación ha cambiado y el precio del pescado ya no es el mismo que era».

Fue precisamente el pescado y el marisco lo que hicieron que Rilla no fuese conocida solo en la parroquia sino en todo el concejo de Villaviciosa y fuera de estas fronteras. En 1956, abrió junto a su marido, Marcelino Batalla, el restaurante La Nansa. Su labor al frente de los fogones y su forma de ser la hicieron rápidamente una persona muy querida y que se dejaba querer» entre los vecinos. Su trayectoria laboral la convirtió, con el paso de los años, en «memoria viva de Tazones», según coincidieron en señalar sus vecinos durante el funeral. El cariño que le tenían pudo verse entre los asistentes, quienes no pudieron evitar derramar alguna lágrima al recordar a quien fuera su amiga. «Era muy agradable», dijeron.

Roble también recordó en la homilía, la devoción que Rilla tenía hacia la iglesia, sobre todo hacia el Sagrado Corazón, la Virgen del Carmen y San Roque. «Siempre se sentaba a derecha», afirmó. El párroco adelantó que la misa del sábado, día 13, se realizará en recuerdo de Rilla.

Tras la homilía, la familia se trasladó hasta el cementerio de la localidad donde fue enterrada en la intimidad junto a sus seres más queridos.

Temas

Tazones

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos