El Moreno prepara los mejores callos

Armando Fernández recoge el premio de manos de Manuel Vega e Ismael Fernández. / A. G.-O.
Armando Fernández recoge el premio de manos de Manuel Vega e Ismael Fernández. / A. G.-O.

El certamen nació como un reto entre un grupo de amigos y recibe cada vez más participantes. Este año reúne a veinte establecimientos El restaurante ubicado en El Puntal suma 195 puntos en el desafío gastronómico

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Un reto entre un grupo de amigos. Así nació hace ocho años el Desafío de los Callos. Manolo Megido, de Casa Emilia y del restaurante De Torres (Felechosa), y Moisés Machargo, de Capilé Catering (Siero), fueron los pioneros de este certamen gastronómico que ayer reunió a una veintena de restaurantes, establecimientos comerciales y empresas alimentarias de toda la región en el Villaviciosa Golf. Una participación de récord que finalizó con la receta de El Moreno, ubicado en El Puntal, como la más valorada por los asistentes.

El Desafío de los Callos no es un concurso al uso. No hay un jurado profesional, sino que son los propios participantes quienes valoran a ciegas las recetas rivales. Los platos son entregados en cocina a la llegada y los organizadores se encargan de decidir el orden de salida, que no se hará público hasta el final. De esta forma, las recetas van saliendo una por una. El olor a casquería va llenando poco a poco el ambiente y los paladares de los asistentes se van preparando para degustar todas las propuestas.

Desde las recetas más tradicionales hasta aquellas que optan por añadir nuevas especias, acompañar los callos con chorizo o echarles un chorrito de limón. Platos variados con sabores totalmente diferentes, pero con una base en común. «El que de verdad está bueno y bien hecho va a ganar siempre», aseguró Ismael Fernández, uno de los organizadores quien apuntó, además, que la gran participación de las últimas ediciones hace necesario un cambio en el proceso. «Son demasiados platos seguidos», dijo.

Bastó con ver la puntuación final para comprobar que el aumento de participantes va ligado también a una apuesta clara por la calidad del producto. Tan solo cuatro puntos separaron al tercero del ganador. El restaurante El Moreno, de Villaviciosa, logró llevarse el primer premio al sumar 195,5 puntos. «En 2012 ganamos el concurso de La Mejor Fabada del Mundo. El secreto está en cocinar recetas tradicionales y hacerlo bien» explicó Armando Fernández, dueño del local y encargado de recoger el premio.

Aumento en las ventas

Por detrás de él quedaron la cafetería Rice -ganadores del año pasado- y la carnicería Begomar, ambos establecimientos maliayos. Margarita Fernández y Begoña Acebedo conocen bien la importancia de quedar entre los tres primeros. El 2017 el segundo puesto les sirvió para vender callos durante todo el año, «incluso en verano». «El secreto está en un buen sabor, que tengan la textura adecuada, no estén demasiado rojos ni se pasen de picantes», explicaron. Ellas, además, lo tienen claro: la mejor receta, la tradicional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos