Nace La Maliaya, la primera cerveza con sabor a Villaviciosa

Julian Lozano echa una caña de La Maliaya. / A. G.-O.
Julian Lozano echa una caña de La Maliaya. / A. G.-O.

Julián Lozano y Marta Cervantes trabajan para trasladar al concejo su fábrica de Toledo y crear su propia plantación de lúpulo para reducir costes

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Es la capital de la sidra por excelencia, pero Julián Lozano y Marta Cervantes se han propuesto convertir Villaviciosa en parada indiscutible para los amantes de la cerveza. Solo llevan un par de semanas en el municipio y ya les ha dado tiempo a crear La Maliaya, una tipo pilsen con un estilo parecido a las rubias más populares, pensada para aquellos que quieren empezar a introducirse en este mundo. «La vendemos exclusivamente en el bar -La Barra- y actualmente elaboramos unos cuatro mil litros», explicó Lozano.

Tres meses han tardado en dar vida a esta bebida, una de las más solicitadas por los clientes del establecimiento. Su característica, apuntan, es que ellos no filtran el producto para que no pierda sabor ni olor. Proceso que siguen con el resto de cervezas de elaboración propia que tienen en el bar. Algunas, incluso, han tardado más de tres años en tener la consistencia que ellos esperaban.

La pareja espera trasladar a la región la fábrica que actualmente tiene en Toledo. En estos momentos, explican, están valorando la ubicación perfecta para esta nueva iniciativa para la que necesitan un espacio de más de cien metros cuadrados. La infraestructura les permitiría seguir elaborando la veintena de cervezas de producción propia que realizan desde hace más de seis años «Queríamos asentarnos en un sitio en el que el comercio local estuviese muy presente. Pensamos en Barcelona o País Vasco, pero no tenían lo que buscábamos. Yo siempre quise vivir en Asturias y aquí hay menos competencia», aseguró el cervecero.

Hace tan solo unas semanas su sueño cobraba vida a través de La Barra, un local de cervezas ubicado en la calle Marqués de Villaviciosa. «Por el momento nos va bastante bien, ya tenemos clientes fijos. Sabíamos que el negocio hostelero aquí es temporal, pero lo preferíamos porque ninguno de los dos tenía experiencia en el sector», aclaró.

Una iniciativa que no va a quedar ahí. La pareja valora actualmente el espacio perfecto para crear una plantación de lúpulo. El coste del producto, señalaron ambos, es el más elevado de todos los necesarios para le proceso. De ahí que le salga más rentable contar con su propio cultivo. «Antes de ser conocida como la capital de la sidra, Villaviciosa era famosa por sus plantaciones de lúpulo», apuntaron. Las condiciones climatológicas del Principado lo convierten en una zona perfecta para elaborar este tipo de bebidas.

Catas y comida a domicilio

Su idea, añaden, es tener la fábrica antes de finalizar el año y poder contar con una plantación a pleno rendimiento para 2019. «En la actualidad, en Villaviciosa somos tres empresas dedicadas a este sector. Un productor, un distribuidor y nosotros», recordaron. Ellos se han puesto en contacto ya con varios empresarios de la región para hacer llegar sus cervezas a todos los bares.

Por el momento, en el local de la calle Marqués realizan cada mes dos catas de cerveza con el objetivo de ir introduciendo poco a poco a los vecinos de la villa en este mundo. Actividades que cuentan con una gran asistencia de público. «Hay tiempo para todo», consideran. Cuentan, además, con un servicio a domicilio de comida para llevar, en el que los clientes pueden comprar también botellas de las diferentes marcas que ofrecen. Es, afirman, la única forma de degustar La Maliaya fuera de su local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos