La naturaleza y arte de los bonsáis tiene su sede en Candás

La naturaleza y arte de los bonsáis tiene su sede en Candás
Cristina Megide, con uno de los bonsáis que se exponen en Candás.

P. G.-P. CANDÁS.

La nave rehabilitada de la antigua fábrica de Ortiz en Candás acoge estos días una exposición de bonsáis del colectivo de Carreño, procedentes de la colección privada de Ramón Calleja y su discípula Cristina Megide. En ella, el visitante tiene la oportunidad de contemplar una treintena de árboles en miniatura gracias al conocimiento de una cultura milenaria desarrollada en Japón. En esta que será la primera muestra se exponen árboles autóctonos y exóticos, algunos de ellos centenarios como es el caso de un olivo.

Todos los detalles los explica Calleja, con una dilatada experiencia de más de 35 años en este arte y que tuvo la oportunidad de compartir experiencias en Japón. Las claves y cuidados de los bonsáis quedaron ayer de manifiesto en una demostración que mostró al público de Ortiz su discípula, Cristina Megide. Esta muestra estuvo acompañada musicalmente por el guitarrista Manolo Peñayos, excomponente de Nuberu. Para hoy está programada la organización de talleres infantiles durante toda la mañana. Una vez finalizados, los pequeños participantes tendrán la oportunidad de exponer sus trabajos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos