Novecientos auxiliares a examen

Cientos de aspirantes esperan a las puertas del instituo a ser llamados para entrar al examen. /  A. G.-O.
Cientos de aspirantes esperan a las puertas del instituo a ser llamados para entrar al examen. / A. G.-O.

«Cada vez salen más concursos y se hacen muy difíciles para los que no tenemos puntos», lamenta una de las participantes La prueba para la bolsa de ayudantes administrativos se desarrolla sin incidentes

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El proceso de selección más multitudinario realizado hasta el momento en el concejo de Villaviciosa reunió ayer en el instituto Víctor García de la Concha a casi un millar de personas. La posibilidad de entrar en la bolsa de auxiliares administrativos del Ayuntamiento atrajo a la localidad a cientos de asturianos de toda la región. Eran jóvenes, personas en paro y trabajadores en busca de una opción mejor o un trabajo más digno. Los participantes tenían un perfil académico muy variopinto, pero con un objetivo común: lograr un puesto para tener una nómina fija a final de mes.

Las más de novecientas personas que fueron admitidas en la prueba fueron citadas a primera hora de la tarde en las instalaciones del centro educativo. Debido al amplio número de asistentes, desde la organización se vieron obligados a dividirlos en dos bloques, que posteriormente fueron repartidos por las diversas aulas del instituto. A la puerta de ambos edificios, se congregaban nervios, repasos de última hora y ganas por empezar lo antes posible. Entre los numerosos vecinos de Villaviciosa que no dudaron en presentarse a la prueba destacaron, también, una gran cantidad de gijoneses. Fue el caso de Leticia Amado, quien acudió acompañada de unas amigas. «He tenido que pedir permiso en el trabajo. Ahora mismo estoy de interina en otra administración», explicó. Ella lleva varios meses preparando oposiciones a diferentes administraciones. «En Carreño nos hicieron pocas preguntas, pero estos exámenes suelen ser difíciles», reconoció.

Uno de los principales problemas con que se encuentran los aspirantes en estos casos es la fase de concurso, que tiene en cuenta factores como la experiencia en el sector. «Cada vez salen más concursos y se hace muy difícil para los que no tenemos puntos», lamentó Lidia Corral. Esta andaluza, afincada en Gijón, tiene tres hijos y decidió opositar tras terminar el desempleo. Hasta el momento, ha logrado entrar en la bolsa de la Empresa Municipal de Aguas de Gijón (EMA).

Su caso es parecido al de Juan Manuel Fernández, quien ya se ha examinado en diversos planes de empleo del concejo gijonés. «Volver a estudiar cuesta menos de lo que pensaba. Creí que iba a ser mucho más duro», afirmó. Él lleva en paro cinco meses y aunque a lo largo de su vida trabajó en muchas cosas diferentes ninguna de ellas había estado relacionada con la de auxiliar administrativo. Un factor que no le hace perder la esperanza: «Hacer la prueba es también una forma de evaluarme a mi mismo. Llevo mal la parte del concurso, pero vengo igualmente ilusionado».

Nuevo examen

No fue hasta pasadas las cuatro cuando una trabajadora comenzó a llamarlos uno por uno. Estuvo más de media hora nombrando a los seleccionados. Aún así la prueba no se alargó demasiado y, tras desarrollarse sin incidentes, en torno a dos horas después, todos se encontraban de nuevo camino a sus casas.

Los aspirantes deberán demostrar también en los próximos días su destreza en el uso de programas informáticos con procesador de textos, bases de datos y hojas de cálculo. Por el momento, mañana a las 16 horas, será el turno para las más de setecientas personas inscritas en la bolsa de administrativos. El proceso será el mismo, teniendo que volver a ser divididos en dos edificios diferentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos