Una nueva cacería de jabalíes en Quintueles se salda con dos animales

La pareja de jabalíes abatida en El Molín, en Quintueles. / D. I.
La pareja de jabalíes abatida en El Molín, en Quintueles. / D. I.

Una treintena de guardas y monteros mataron una pareja de suidos, de unos 80 kilos cada uno, en una batida de seis horas por El Molín, junto a La Ñora

EVA FERNÁNDEZ VILLAVICIOSA.

Dos jabalíes, una hembra y un macho, de unos 80 kilos cada uno. Ese fue el resultado de la batida extraordinaria que organizó ayer la Consejería de Desarrollo Rural en la parroquia maliaya de Quintueles con el objetivo de poner fin a la proliferación de suidos en la zona limítrofe con Gijón. En esta nueva cacería participaron una quincena de guardas a los que se sumaron otros tantos monteros y miembros de Protección Civil. Durante casi seis horas, desde las nueve y media de la mañana hasta poco después de las tres de la tarde, los participantes recorrieron la zona de El Molín, próxima a las inmediaciones de la playa de La Ñora, en un intento de sacar a las praderías el máximo número de jabalíes.

Aunque el número de suidos cazados no resultó llamativo -ya que el pasado miércoles, la primera batida que se desarrolló en el concejo, una vez finalizada la temporada en los cotos, acabó con ocho ejemplares-, sí lo fue el tamaño de las piezas apresadas ayer. «Eran muy grandes, no estuvo mal. En esa zona hay bastante», coincidieron en señalar los guardas y los monteros que participaron en esta actuación.

La próxima cacería, según advirtió uno de los responsables de la convocatoria, tendrá lugar el próximo mes. «En abril haremos la próxima, en ambas parroquias, Quintes y Quintueles que es la zona en la que podemos actuar», dijo.

Aviso a los vecinos

Los voluntarios de Protección Civil también participaron en la cacería y se encargaron de dar aviso a los vecinos de la zona para que no se alarmaran con la presencia de perros y el sonido de los disparos. Sin embargo, la presidenta de la asociación de vecinos 'La Rasa' de Rovigo de Quintueles e integrante de la junta directiva de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Villaviciosa (Faavi), Reyes Ugalde, criticó que «nosotros no sabíamos nada. El domingo todavía lo comentamos a la salida de la asamblea que tuvimos para renovar la junta directiva y no nos habían confirmado nada».

Ugalde quiso remarcar que «nosotros estamos a favor de las batidas pero queremos que nos adviertan con tiempo para evitar que los vecinos sobresalten si se encuentran con todo esto de repente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos