Nuevos desprendimientos en la fachada marítima de Luanco alertan a los vecinos

El párroco de Santa María de Luanco, Cipriano Díaz, muestra la zona afectada cercana a la iglesia. / P. G.-P.

En esta ocasión, se podrían ver afectados los edificios próximos ante la inestabilidad que ofrece el frente costero

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

Nuevos desprendimientos en la fachada marítima del entorno de la iglesia de Luanco, reavivan la alarma vecinal. Esta vez, la zona afectada pone en grave riesgo la estabilidad de los edificios cercanos al templo y que se encuentran a pocos metros de distancia de una cavidad que se produjo hace más de un mes y que ya fue reparada. Ahora, el párroco de Santa María, Cipriano Díaz, ya ha alertado a las administraciones implicadas sobre este nuevo desprendimiento de materiales. «Es reciente y ahora no se puede justificar que este tipo de derrumbes son causados por los temporales. Lo único que se pone de manifiesto es que se hace preciso actuar en todo el frente costero, desde la escollera de la playa hasta la calle de La Riba si no queremos lamentar serios daños en un futuro».

También avisó sobre la existencia de focos de humedad en la pared exterior del edificio religiosos más próxima al paseo. «Esta mancha es una prueba más de la existencia de filtraciones de agua procedente del mar que se hacen visibles, lo que indica que el subsuelo donde se asienta el edificio corre peligro, pese a las opiniones que dicen lo contrario», afirmó el sacerdote.

Y es que la zona, conocida como El Cabildo, fue objeto, según los expertos de este espacio, de rellenos de tierra depositada sobre la superficie rocosa existente. De ahí, que ahora, debido a un cambio notable de las corrientes marinas en el interior de la bahía, generen este tipo de erosiones desde hace más de una década. Y prueba de ello son las muchas actuaciones realizadas por el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Demarcación de Costas de Asturias. La última de todas fue la que se llevó a cabo en junio pasado en un tramo en el que se había construido un refuerzo en 2013. Paralelamente a esta obra, se realizaron otras actuaciones en el exterior del templo al presentar algún tipo de desgaste, para asegurar el terreno y evitar futuros derrumbes que supusieran un riesgo para la estabilidad del edificio religioso.

Las labores desarrolladas más recientemente consistieron en una inyección de hormigón en la cavidad abierta situada en la base de la escollera de refuerzo construida hace cuatro años. Entonces, desde el Ayuntamiento de Gozón se informó que además de estos trabajos, los técnicos de la Demarcación de Costas debían acometer un estudio de la situación del tramo que discurre desde el arranque del espigón de la playa hasta el espaldón del muelle viejo.

Dicho estudio, del que se desconoce si ya se llevó a cabo, debería servir para ofrecer un dictamen sobre la situación del terreno que afecta a todo el frente costero. No obstante, sea cual sea el resultado, los sucesivos desprendimientos que se vienen produciendo evidencian la necesidad de reforzar todo el paseo.

Más

Temas

Luanco

Fotos

Vídeos