La ordenanza de Gozón limita la venta ambulante en mercadillos a 44 puestos

Los ediles de PSOE e IU votan a favor de la moción en defensa de las pensiones. / A. G.-O.

La normativa recoge sanciones que varían desde una suspensión temporal a la retirada del permiso hasta cinco años, según la gravedad

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

El Ayuntamiento de Gozón aprobó ayer la nueva ordenanza de venta ambulante con el apoyo de IU y la abstención del PP. La normativa, que diferencia entre el comercio itinerante y ocasional, limitará la venta de animales y recogerá sanciones que variarán dependiendo de la gravedad de llas sanciones, pudiendo suponer una suspensión de hasta cinco años en la actividad. En la documentación se limita, además, el número de puestos del mercadillo de los viernes a 44, cuyas dimensiones podrán ir desde los cuatro a los seis metros cuadrados.

Los vendedores que actualmente acuden al mercadillo semanal dispondrán de un plazo de tres meses para presentar la documentación que garantice que cumplen la normativa. A partir del próximo año, la selección se realizará a través de un sorteo público que se llevará a cabo durante el primer trimestre. La duración del contrato será de dos años, prorrogables por otros dos. Asimismo, la ordenanza limita el horario de montaje, de 7.30 a 9.30 horas, y de salida, de 14.30 a 16 horas.

Esta medida se toma tras el conocimiento por parte del Ayuntamiento de que se han estado llevando a cabo transacciones sin su control. «La normativa cubre una carencia y sirve para evitar problemas», destacó el edil de IU, César Fidalgo.

Consejo y agua

El Pleno aprobó también por unanimidad la creación del consejo municipal de la mujer. Su objetivo será estudiar y emitir propuestas sobre la iniciativas locales, así como favorecer la coordinación entre distintas entidades y promover la participación de la vecinas del concejo. Las reuniones tendrán periodicidad semestral y podrán solicitarse sesiones extraordinarias.

La moción de IU sobre la defensa del sistema público de pensiones salió adelante gracias al apoyo del PSOE y el voto en contra de los populares. Uno de los momentos más tensos del Pleno lo protagonizó un vecino de la parroquia de Laviana, quien instó a buscar una solución al problema del agua que vienen sufriendo desde «principios de verano». Según le explicó el concejal del área, Daniel Fernández, la turbieza de las últimas semanas se debe al hundimiento de una tubería, lo que provocó la entrada de una gran cantidad de tierra en la red de abastecimiento. Una avería que, afirmó, «ya está solucionada», aunque el agua tardará unos días en salir limpia a pesar de su potabilidad. Por su parte, el alcalde, Jorge Suárez, reconoció que se trataba de un agua duracomo la del mediterráneo. «A ninguno nos gustaría que ese agua saliera de nuestros grifos, aunque está dentro de los parámetros y se puede beber», aseguró.

Fotos

Vídeos