«El órgano es un gran laboratorio de pruebas y su música está en auge»

Juan de la Rubia.
Juan de la Rubia. / D. ARIENZA

«Es muy satisfactorio ver que la gente viene a escuchar nuestra música. Es un privilegio tocar algo que es patrimonio histórico», explica Juan de la Rubia Organista

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El organista y profesor de improvisación en la Escuela Superior de Música de Cataluña, Juan de la Rubia (Vall de Uixó, Castellón, 12 de junio de 1982) fue ayer el protagonista del segundo día del VII Ciclo de Órgano, organizado por la Fundación Cardín. El castellonense hizo un repaso por los principales compositores españoles, empezando por Cabezón, músico de la corte de Felipe II, al que acaba de dedicarle un disco. Ésta era la segunda vez que hacía tocar las notas del órgano de la iglesia de Santa María de Valdediós, un instrumento para el que hay que saber escoger muy bien los temas que se toca.

-Es la segunda vez que ha tocado en Valdediós. ¿Cómo lo describiría?

-Es algo muy satisfactorio ver que la gente viene a escuchar nuestra música. Siempre digo que para los organistas es un privilegio tocar algo que es patrimonio histórico porque normalmente son objetos que se miran, pero no se tocan. Nos enseñan mucho y nosotros intentamos sacar lo mejor de ellos.

-¿Cómo preparó el concierto?

-A los organistas lo primero que hacen es pasarnos las características del instrumento. El órgano de Valdediós permite tocar diferentes tipos de música, pero hay que escoger bien. Yo he seleccionado, a petición de la organización, música ligada a Carlos V, a la Corte de España en el siglo XVI. Toqué varios temas de Cabezón y el concierto continuó con varios músicos que siguieron su estela.

-¿La música de órgano tiene futuro?

-Suele estar destinada a un grupo concreto de público. Cada órgano es un instrumento diferente. La tradición se ha perdido por la desaparición de muchos de ellos, pero desde hace años se está trabajando para su recuperación. Yo soy profesor en Barcelona y cada año llegan más alumnos jóvenes y muy preparados. Es una música en auge. El órgano como instrumento contemporáneo es un gran laboratorio de pruebas.

-Acaba de publicar un nuevo disco. ¿En qué está trabajando ahora?

-Es el séptimo que publico, pero el segundo de una colección propia. Mi intención es dejar constancia de la música con la que me siento identificado, pero que sea un disco atractivo físicamente. El primero estuvo dedicado a Bach y este a Cabezón. Ahora estoy inmerso en la promoción, pero pensando ya en el siguiente.

Fotos

Vídeos