Los padres de Cabranes apoyan la ampliación del colegio, pero piden reforzar los servicios

La sala que se utilizará para ampliar el colegio con dos nuevas aulas. / A. G.-O.
La sala que se utilizará para ampliar el colegio con dos nuevas aulas. / A. G.-O.

El centro escolar de Santolaya ha pasado de diecinueve a treinta alumnos en solo un curso

A. G.-OVIES SANTOLAYA.

La Consejería de Educación redactará a lo largo de este mes el proyecto de ampliación del colegio de Santolaya de Cabranes. Las obras permitirán convertir una sala de ochenta metros cuadrados en dos aulas y crear un laboratorio. Se trata de una actuación «muy necesaria» debido al aumento de matrículas que el centro ha tenido en el último curso, al pasar de diecinueve a treinta alumnos.

La decisión del Ayuntamiento ha contado tanto con el apoyo de los profesores como de los miembros de la Asociación de Madres y Padres (AMPA), quienes reconocen que «si hubiese más matrículas no habría dónde meter a los niños». «Se necesita espacio. Los alumnos llevan todo este curso sin patio», explica Patricia Pardo, vocal de la entidad.

Para las familias, la razón por la cual las matrículas han aumentando tanto en el último año es «la atención personalizada» que los profesores dedican a cada alumno. Una característica que no quieren que cambie.

Por eso, hacen hincapié en la necesidad de reforzar los servicios que se ofrecen a los estudiantes. En el caso del logopeda, por ejemplo, el aumento de trabajo en otros centros ha provocado que muchos niños de Cabranes no reciban la ayuda suficiente. Otro de los problemas es la falta de viviendas en alquiler. «Hay mucha gente buscando piso para venirse a vivir aquí y no lo encuentra. Eso es lo triste», lamenta Pardo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos