Patrimonio da luz verde al proyecto para la rehabilitación de La Lechera

El edificio de La Lechera es uno de los más emblemáticos del concejo. / MARIETA
El edificio de La Lechera es uno de los más emblemáticos del concejo. / MARIETA

El Ayuntamiento estima en 625.000 euros la inversión necesaria para ejecutar la obra, incluida la restauración de la chimenea anexa

S. GONZÁLEZ CANCIENES.

La Comisión Permanente del Consejo del Patrimonio Cultural del Principado ha dado su visto bueno al proyecto municipal para la rehabilitación del edificio de La Lechera y sus aledaños, así como al de ejecución de dichas obras. Se trata de un trámite necesario para continuar con el proceso municipal antes de comenzar las obras. Ahora el equipo de gobierno local presentará los pormenores del proyecto a los vecinos en una asamblea abierta, aún por fechar.

Para su realización, el Ayuntamiento estima una inversión de 475.000 euros, a la que se sumarían otros 150.000 euros para el desarrollo de una segunda fase para la recuperación de la chimenea y la urbanización del entorno. El edificio de la antigua lechera de Cancienes está datado a principios del siglo pasado, concretamente en el año 1907. Esta catalogación ha hecho necesario el permiso de Patrimonio antes de actuar en su interior y exterior.

El proyecto contempla la recuperación del edificio de la antigua lechería para usos públicos, destinando una superficie de 55,08 metros cuadrados a usos administrativos y otros 303,05 metros cuadrados a una gran sala como espacio polivalente, consiguiendo un total de 358,13 metros cuadrados útiles totales.

La Lechera está situada junto a la carretera general y está compuesta por una nave principal de forma rectangular desarrollada prácticamente en su totalidad en una sola planta, y otro edificio anexo con una chimenea adosada de ladrillo macizo visto de base cuadrada. En el edificio principal se encuentran diferentes salas separadas por muros de carga transversales y, debido a la topografía del solar, existe una diferencia de cota entre la planta baja de la parte frontal del edificio y la posterior, que se encuentra más baja. Además, la edificación está sobreelevada respecto de la acera desde el que se accede en la actualidad.

Según el proyecto ahora aprobado por Patrimonio, la parte administrativa sería de dos espacios o despachos independientes, con un aseo apto para minusválidos y conectada por escalera a la sala polivalente. Dicho espacio daría cabida a los aseos públicos y los camerinos, así como la escalera mencionada anteriormente que comunica con el uso administrativo. Se construirá una rampa y una escalera de acceso a un escenario situado en la sala contigua. Tendría de igual forma un espacio principal que podría ser utilizado como dos salas independientes, como en la actualidad, o bien como un único salón de actos.

También se contempla mantener la forma de la edificación, las cubiertas y las fachadas y se prevé la demolición de la sala anexa al edificio, sin interés patrimonial, con la finalidad de descubrir parte de la fachada del edificio principal ahora tapada por esta construcción, así como para dejar a la vista la totalidad de la chimenea que quedará exenta para enfatizar su protagonismo en el conjunto edificatorio.

«La intención sigue siendo que, una vez tenemos definido el continente, vamos a convocar un concurso de ideas para que sean los propios vecinos los que propongan los posibles usos de carácter público para el edificio, la definición del contenido por decirlo de otra forma», indicó el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos