«Pedimos igualdad de condiciones con otras entidades deportivas de Carreño»

Los jugadores entrenan en un campo de Candás. / A. G.-O.
Los jugadores entrenan en un campo de Candás. / A. G.-O.

El Candás Rugby sigue sin campo donde jugar como local tras la negativa del Pleno a que comparta el anexo de La Mata con los juveniles del Victoria

A. G.-OVIES CANDÁS.

Los jugadores del Candás Rugby siguen sin campo donde poder disputar sus competiciones oficiales. La entidad, formada en febrero de 2017, deberá seguir desplazándose fuera de Carreño para poder jugar partidos. El Pleno no ha atendido a su petición para poder compartir el anexo de La Mata con los juveniles del Victoria de Perlora. Una decisión que no comparten y con la que se han mostrado en desacuerdo. «Tendremos que seguir jugando fuera hasta que encontremos una solución», lamentan.

Desde el club han querido explicar que los equipamientos deportivos de La Mata cuentan con dos campos de hierba natural y uno artificial. Uno de ellos, conocido como el anexo, es utilizado por una única entidad para disputar sus partidos como locales cada quince días. «Solo pedimos disponer de un campo de titularidad pública donde jugar los partidos como locales, en igualdad de condiciones a otras entidades deportivas de Carreño», aseguran.

A lo largo de estos meses de competición oficial, varios miembros del Candás Rugby se han reunido en varias ocasiones con los responsables políticos, técnicos y de otras entidades deportivas para intentar llegar a un acuerdo y poder compartir los terrenos de juego como ocurre en otros municipios. «Los compañeros encargados de esta gestión se han encontrado con una actitud negativa y carente de intención ninguna de llegar a acuerdos (mantenimiento, gastos...)», critican.

Hasta el momento, el equipo se ha visto obligado a solicitar las instalaciones a otros clubes. En el primer partido que disputaron como locales contaron con la cesión del campo del Pilier R.C. de Grao, en el segundo con el del Belenos R.C. de Llaranes y en el último, suspendido por mal estado de las instalaciones, se vieron obligados a alquilar el de La Morgal por un precio superior a los cien euros.

Esta Semana Santa, además, contarán con el debut de su sección femenina en el Seven de Grao. Tanto las equipaciones como las fichas federativas (240 euros cada una) han sido financiadas por la propia entidad. «Todo ello con la ayuda y colaboración de patrocinadores locales que no están viendo un retorno económico al no poder disputar en nuestro entorno los partidos como locales», comentan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos