«Pensaba que solo tenía un reintegro y fui a cambiarlo para el sorteo del Niño»

Amor García Artime, muestra su décimo para el sorteo de Reyes. / P. G.-P.
Amor García Artime, muestra su décimo para el sorteo de Reyes. / P. G.-P.

Amor García se enteró ayer de que ganó 20.000 euros con la Lotería de Navidad. Dice que ha perdido dos participaciones | La suerte también llegó a Tazones, en Villaviciosa, donde un miembro de la cofradía de pescadores descubrió que tiene el número agraciado

P. G.-P. / A. G.-OVIES ANTROMERO.

«¡Anda! Mira a esta señora que le tocó la lotería, un cuarto premio, y todavía no lo sabe». Así fue como el propietario de la administración de Loterías de Candás, Heliodoro García, le anunció ayer a Amor García Artime que su décimo, del número 61207, era un cuarto premio del sorteo de Navidad que se celebró el pasado día 22 de diciembre. «Así me lo dijo delante de un montón de gente. Yo pensaba que solo me había tocado el reintegro y, por eso, fui a cambiarlo por otro décimo para el Niño». De esta manera, esta antromerina de 87 años de edad pudo recibir saber que tenía un premio de 20.000 euros, «de los que ya sé que solo me quedarán 16.000 euros porque el resto se lo lleva Hacienda», comenta con resignación. Pero la suerte de Amor García Artime, todavía no es completa porque además del décimo comprado en la administración número uno de Candás, también tiene dos participaciones de cinco euros del mismo número.

«Las cogí en el restaurante Repinaldo, pero lo peor de todo es que las extravié y no sé donde las guardé. Sé que entre las dos son 10.000 euros de premio, pero no sé donde las pude haber metido», comenta con un gesto de preocupación.

Todavía con el sobresalto de haber descubierto el premio, recuerda que no es la primera vez que se ve agraciada con este sorteo. «Hace más de treinta años también me tocó un segundo premio del que no recuerdo ya la cuantía. Lo compré en una administración de Avilés porque tuve que desplazarme para pagar la contribución. Algunos años más tarde, también tuve la suerte de mi lado y me tocó otro, esta vez en Candás», explica. Con lo que ganó con el primer premio que recibió, «mi único hijo pudiera comprar un piso. Todo el dinero que recibo se lo doy a él porque tiene un salario muy pequeño y ahora también a mis nietos para que puedan utilizarlo en lo que necesiten».

Ahora, Amor García confía en que «la racha siga» y pueda mantener la misma suerte en el sorteo del Niño del que lleva un décimo comprado también en la administración de Candás. Y es que Amor, según confiesa, es una jugadora fiel de lotería. «Desde hace muchos años, y junto a otras amigas, jugamos siempre al mismo número que entonces lo reservábamos en la tienda de la pollería de Candás. El dinero ganado nunca me lo quedé y siempre fue para mi familia», dijo.

Cree que a su edad, sus necesidades se centran en el cuidado de su casa, en la localidad gozoniega de Antromero. «Vivo rodeada de mis familiares vecinos y sigo con la tristeza de haber perdido a mi marido hace nueve años pero esto me ha hecho muy feliz», dijo.

Otro ganador en Tazones

La suerte también sorprendió en Tazones. Uno de los pescadores de la parroquia y miembro de la Cofradía de Pescadores descubrió tan solo hace unos días, cuando se puso a comprobar los números que tenía, que disponía de un décimo premiado. La sorpresa fue tal que tuvo que pedir a varias personas que lo comprobasen ante la incredulidad de ser uno de los agraciados. Al parecer, según comentaban ayer los vecinos, compró el boleto en Galicia, a donde se fue de viaje. Además, la lotería dejó este año varios pellizcos en Villaviciosa. Casi dos semanas después de la celebración del sorteo, la suerte sigue repartiéndose por diversos rincones del Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos