Perlora estrena un sistema para regular el acceso a las plazas de aparcamiento

los conductores acceden al aparcamiento regulado por un bolardo automático.
los conductores acceden al aparcamiento regulado por un bolardo automático. / P. G.-P.

El procedimiento aplicado es automático y controla 500 estacionamientos. Cuando está completo, se activa el bloqueo

PEPE G.-PUMARINO PERLORA.

La ciudad residencial de Perlora dispone de un nuevo sistema destinado a controlar el número de estacionamientos en el complejo turístico. El procedimiento instalado es automático y controla el número de plazas disponibles. Cuando los vehículos completan las 500 plazas disponibles, se activa un sistema de bloqueo mediante un bolardo que impide el acceso a la zona de estacionamiento regulado. El sistema se controla desde la cabina del servicio de seguridad instalada en el acceso principal del recinto.

Según explicaron sus responsables, «el dispositivo informa de manera automática del movimiento de los vehículos utilizando un panel informativo en el caso de que se generen vacantes», señalaron. La razón de que el Principado haya optado por esta medida responde exclusivamente a razones de seguridad. Así, en el acceso a la zona controlada se instaló un segundo bolardo para garantizar el paso de los servicios de emergencia.

El dispositivo se ha puesto en marcha acompañado de una nueva ordenación del tráfico rodado mediante la colocación de señales de prohibición en algunas vías del complejo. En ellas, se informa que estas plazas son de uso exclusivo para vehículos de emergencia.

Una petición municipal

Este proyecto fue solicitado por el Ayuntamiento de Carreño el año pasado. Esta petición al Principado fue consecuencia de un suceso que causó el ahogamiento en la playa de Carranques de un joven marroquí a mediados del mes de julio. En este caso, fue necesario emplear un servicio de grúa para retirar los turismos estacionados ante la imposibilidad que tuvieron los equipos de emergencia del 112-Asturias para acceder a la zona donde se produjeron los hechos. Así lo explicó la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, quien expresó su satisfacción por la respuesta de la Consejería de Hacienda y Sector Público, que gestiona el complejo turístico. El funcionamiento de este dispositivo es controlado por la Guardia Civil de Tráfico que efectúa periódicamente controles aplicando sanciones en aquellos vehículos que no respeten la señalización, especialmente en los días de mayor afluencia de visitantes a Perlora.

Esta ordenación esta siendo bien recibida por los usuarios del recinto quienes consideran acertado que se regule el tráfico. «Soy un asiduo y he visto como cada verano el caos del tráfico se adueña de todos los accesos impidiendo en numerosas ocasiones que podamos mover el coche. Las retenciones a la hora de volver a casa eran habituales y con este sistema, al menos, las caravanas no son tan largas», comenta el gijonés Aurelio Martín Suárez.

Otros conductores insisten en que el Principado debería fijar una tasa mínima por estacionar. «Nadie debería poner objeción a que se cobre uno o dos euros por aparcar durante todo el día cuando es una pauta en muchas zonas de costa. Además, serviría para paliar en parte los gastos que genera el mantenimiento y que todo el mundo exige que esté limpio y segado», señala la avilesina Isabel Fernández López.

La capacidad de estacionamiento en toda la residencia es ahora de un millar de plazas. De ellas, la mitad se encuentran dentro de los espacios regulados y las restantes en el amplio estacionamiento que se encuentra en el acceso principal.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos