Los pisos públicos de Muros tendrán calefacción por aire y triple acristalamiento

Las futuras viviendas públicas de Muros de Nalón se organizarán en torno a un gran patio. /  LVA
Las futuras viviendas públicas de Muros de Nalón se organizarán en torno a un gran patio. / LVA

Las veinte viviendas, que se construirán en la zona del antiguo apeadero de Feve contarán con aerotermos individuales para el agua caliente

RUTH ARIAS AVILÉS.

Muros de Nalón se convertirá en el primer concejo asturiano en contar con un bloque de viviendas con la certificación 'passivhaus', que garantiza una alta eficiencia energética y un consumo muy bajo. El edificio de pisos de promoción pública que el Principado levantará en una parcela situada en las inmediaciones del apeadero de la antigua Feve contará con diversas medidas para promover el ahorro de energía, empezando por la orientación sur y el diseño de volúmenes que permitan captar la mayor cantidad de energía solar posible a lo largo del día.

En el bloque habrá una veintena de viviendas con sus correspondientes trasteros, repartidas en cuatro cuerpos, con un bajo y dos alturas que se organizarán en torno a un patio interior lo suficientemente grande como para garantizar que el cuerpo delantero no arroje sombra sobre el trasero. Además, la construcción, garantiza un gran aislamiento térmico y un riguroso control de las infiltraciones. No habrá puentes térmicos y las ventanas tendrán triple acristalamiento, y todo el aire que entre en las viviendas se tratará para conseguir «un gran confort y la máxima calidad».

Aerotermia

Las técnicas de construcción permitirán reducir un 75% la necesidad de calefacción y refrigeración

Entre las medidas más novedosas se encuentra el uso de la aerotermia, un sistema que extrae energía del aire exterior mediante una bomba de calor, para la producción de agua caliente. La calefacción será por aire, aprovechando el sistema de ventilación de doble flujo.

Los pisos, que ya han salido a licitación con un precio base de 1,74 millones de euros, tendrán una superficie de unos cincuenta metros cuadrados, que se repartirán en salón, cocina, dos dormitorios, baño y tendedero, con una de las viviendas adaptada para personas con discapacidad. Será el primer bloque colectivo construido bajo los estándares 'passivhaus' en el Principado, donde hasta ahora solo existen algunas construcciones individuales.

El proyecto fue presentado ayer en Muros por la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, en un acto en el que también estuvieron presentes la alcaldesa Carmen Arango, el director general de Vivienda, Fermín Bravo, y varios técnicos regionales. Varela destacó la apuesta de su departamento «por la innovación sostenible en el ámbito de la edificación», y aseguró que la nueva edificación permitirá reducir un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración, con el consiguiente ahorro para las familias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos