Plenitud surfera en Salinas

Plenitud surfera en Salinas

El brasileño Augusto Olinto gana el Longboard Festival más multitudinario

J. F. GALÁN SALINAS.

Pepe Hevia, el organizador, no ocultaba su satisfacción. «Ha sido la mejor edición, se han superado todas las previsiones», decía ayer con alegría nada más terminar la entrega de premios del Longboard Festival de Salinas, un cockatil lúdico-deportivo que este año, el de su estreno como fiesta de Interés Turístico Regional, ha alcanzado su máximo esplendor.

La decimosexta edición fue la más multitudinaria. 5.000 personas acampadas, unos 250 participantes entre los que se encontraban dieciocho del top veinte mundial de la especialidad, un extenso programa musical encabezado por Los Coronas, numerosas actividades paralelas y el gran ambiente festivo que se respiró a lo largo de los cuatro días avalan las palabras de Hevia. El lleno fue absoluto, con público de todas las edades y muy variada procedencia.

En el plano deportivo el brasileño Augusto Olinto ganó la competición absoluta. Las finales se celebraron ayer, jornada de clausura y aunque las condiciones de mar no fueron ideales, la calidad de los participantes quedó patente. El también brasileño Rodrigo Sphaier ganó el premio a la mejor ola, el francés Emilien Fleury el de la mejor maniobra clásica y el australiano Harley Ingleby, doble campeón del mundo, el de la mejor maniobra radical. Completó el podio el malagueño Miguel Sampalo, premio al mejor bofetón.

La principal novedad de la decimosexta edición consistió en establecer dos zonas separadas y bien definidas, la 'Malibú' y la 'Thunderbitch'. La primera se habilitó en el tramo final de la calle Laloux, con zona de acampada y dos escenarios cubiertos bajo una gran carpa en la que también se ubicó un mercadillo. A su alrededor se instalaron puestos de comida y bebida, una pista de skate, atracciones de feria y, a lo largo del paseo de la playa, carpas de marcas especializadas.

La zona 'Thunderbitch' se instaló en una finca de 10.000 metros cuadrados situada en El Pinar, en la parte posterior del instituto. Es la 'zona Thunder'. Allí se situó el escenario y el montaje que hasta ahora se levantaba a la altura del Espartal, zona en la que habitualmente se concentraba el público más joven. Contó con programación propia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos