«Estábamos un poco desilusionados. El premio ha sido toda una sorpresa»

Loli Riva, presidenta de la asociación vecinal de Poreñu. / A. G.-O
Loli Riva, presidenta de la asociación vecinal de Poreñu. / A. G.-O

«Cuando necesitamos hacer cualquier obra, el Ayuntamiento nos da los materiales y el pueblo la hace. Si no te mueves, a casa no te traen las cosas»Loli Riva Presidenta de la asociación vecinal La Capilla de Poreñu

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Han sido seis años de lucha trabajando por lograr un reconocimiento que ellos ya sabían. Poreñu es desde el lunes un Pueblo Ejemplar. El jurado de la Fundación Princesa destacó que la localidad maliaya, perteneciente a la parroquia de Celada, es un «modelo» para el mundo rural asturiano. Su asociacionismo es una de las razones para que el mes que viene reciban la visita de los Reyes de España. La presidenta de la Asociación Vecinal La Capilla, Loli Riva (Colunga, 1968), lleva desde entonces sin dejar de recibir felicitaciones. Una nube a la que se le suman todas las tareas que deben realizar para que en octubre todo salga a la perfección.

-Seis años presentándose y al final Poreñu es Pueblo Ejemplar. ¿Cómo recibieron la noticia?

-No contábamos con ello. Ha sido totalmente una sorpresa. Otras veces esperábamos juntos. Esta ocasión estábamos cada uno a lo suyo. El primer año, cuando quedamos segundos, fue emocionantísimo. Siempre finalizábamos en los primeros puestos, pero estábamos peleando con Ayuntamientos. Estábamos un poco desilusionados.

-Y al final fue la vencida.

-Sí, a día de hoy todavía estamos en una nube. Aún te preguntas si es verdad. Han llegado a decirme que si lo tenemos por escrito, por si acaso. Fue Alejandro Vega -el alcalde- quien nos avisó y enseguida bajamos al local. Es un recorrido que siempre hago en coche y el lunes vine casi corriendo. No teníamos nada preparado, ni voladores ni una botella de sidra. No lo esperábamos.

-Han recibido numerosas felicitaciones. Entre ellas, la de los Reyes.

-Es exagerado la cantidad de gente que se ha puesto en contacto con nosotros, asociaciones, vecinos... He recibido más de cien whatsapp, pero ver una carta de los Reyes para Poreñu hace mucha ilusión.

-El próximo mes estarán aquí. ¿Hay mucho por hacer para entonces?

-Los vecinos ya han empezado a moverse. Tenemos que limpiar el pueblo. El sábado ya hay una sextaferia para la escuela y los caminos y queremos arreglar algunas cosas del patio. Todo el mundo dice que está muy bien así, pero hemos llegado a tenerlo mejor. Otras veces esperábamos a las fiestas del Pilar para hacerlo, pero esta vez habrá que adelantarlo.

-Os han instalado una nueva antena para wifi.

-Sí, en el local social. Era algo que estaba pendiente desde hace tiempo, pero ahora corría mucha más prisa. La instalaron el martes.

-El jurado ha calificado a Poreñu como «modelo» del mundo rural.

-Todo lo que estamos haciendo no es por ganar este título. Esto ya lo hacían mucho antes nuestros antepasados. La traída de aguas, el arreglo de caminos, las sextaferias... Nosotros seguimos con la tradición. Es verdad que hacemos cosas nuevas, como el mercadillo o el desfile solidario, pero es porque hay que innovar.

-¿Los pueblos rurales tienen suficiente apoyo de las administraciones?

-Cuando necesitamos hacer cualquier obra, como renovar la bolera, el Ayuntamiento nos da el material y es el pueblo quien lo hace. La escuela la pintamos nosotros. Si no te mueves, a casa no te van a traer las cosas. Cuando lo haces es cuando obtienes resultados.

-¿Han notado el éxodo que viven los pueblos en los últimos años?

-No, ahora mismo están construyendo dos casas nuevas. Una para una familia y otra para una mujer de Sevilla. Viviendo de continuo somos unos sesenta vecinos y desde que abrió en local social viene muchas más gente los fines de semana. En verano podemos llegar a ser un centenar.

-¿La asociación tiene el futuro asegurado?

-Este año hubo elecciones y no se presentó nada. Por ahora nos quedan otros dos años por delante, pero habrá que aguantar todo lo que se pueda.

-¿Y los jóvenes?

-Hay pocos. Estamos tratando de movilizar a más gente. Eso sí, cuando hacemos cualquier acto vienen y trabajan como los mayores. Hay que dejar claro que si el premio se consiguió no fue por nosotros. Es gracias al pueblo. Nosotros tiramos del carro, pero ellos siempre vienen detrás.

-¿Les queda alguna actividad pendiente que no hayan podido realizar?

-Teníamos previsto hacer en agosto el día del Emigrante, pero al final no dio tiempo. Queríamos que vinieran los miembros de las instituciones y con el desembarco de Carlos V no pudo ser. Ya teníamos la piedra preparada para el homenaje, pero habrá que dejarlo para el año que viene.

Fotos

Vídeos