El Principado cree necesarias obras de refuerzo en las vegas de Pravia

Imagen de los daños en una de las plantaciones en la riada de 2010. /  MARIETA
Imagen de los daños en una de las plantaciones en la riada de 2010. / MARIETA

La consejera de Desarrollo Rural recuerda que le corresponde a la Confederación definir el proyecto que permita proteger el cultivo de kiwi

YOLANDA DE LUIS OVIEDO.

La consejera de Desarrollo Rural y Productos Naturales, María Jesús Álvarez, recordó ayer que la Confederación Hidrográfica es quien tiene la responsabilidad en cuanto a la protección de los cultivos de kiwis en las vegas de Peñaullán (Pravia) frente a crecidas de los ríos Narcea y Nalón. Lo hizo durante su comparecencia en la comisión de su área ante una pregunta formulada al respecto por el portavoz de Ciudadanos en la Junta General, Nicanor García.

Álvarez coincidió con el diputado de la formación naranja en que se debe actuar y ejecutar obras de refuerzo en estas zonas que permitan una «mejor y más efectiva» protección de los terrenos y los cultivos. En este sentido dijo haberse dirigido ya al presidente de la Confederación Hidrográfica en el mes de enero tras una reunión con los productores de kiwi. Aunque reconoció no saber si se estaban dando pasos en esa dirección e invitó al portavoz de Ciudadanos a formular esta pregunta en el Congreso de los Diputados para conseguir respuestas dado que la Confederación depende del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Medidas posibles

Nicanor García insistió en que la consejera debería de actuar como intermediaria entre los agricultores y la Confederación para exigir que se adopten medidas que permitan proteger un cultivo que, según indicó, es estratégico por su crecimiento en los últimos años. Y recordó que «difícilmente los empresarios van a apostar por invertir en este cultivo si no se garantiza producción».

La consejera comparte la necesidad de que se adopten medidas, pero repitió que le correspondería a la Confederación realizar la evaluación técnica sobre las que son posibles adoptar. Aunque también recordó que estas plantaciones se encuentran en zonas inundables y que sería imposible evitar al cien por cien las situaciones que se producen con la crecida de los ríos por las lluvias.

En todo caso, apuntó que es factible llevar a cabo algún tipo de actuación como se demuestra río abajo en las plantaciones de Soto del Barco, en la zona de la isla. Lo que sí descartó es la construcción de escolleras, algo que los técnicos ya no barajan. En el Bajo Nalón se cultiva la mayor parte de los seis millones de kilos de kiwis que se recolectaron en Asturias el año pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos