«La próxima generación de jóvenes trabajará en empleos que a día de hoy no existen»

Lucía Avella Camarero./
Lucía Avella Camarero.

Lucía Avella, catedrática de Organización de Empresas de la Universidad de Oviedo, modera hoy un debate sobre industria 4.0 en el Ateneo de Villaviciosa

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La integración de tecnologías digitales en las empresas es cada vez más común. La denominada cuarta revolución industrial ha llegado para marcar un antes y un después en el día a día de los trabajadores. La mano de obra ha comenzado a ser, cada vez más, sustituida por maquinaria, creando un debate sobre el futuro de la producción. Así lo expone Lucía Avella, catedrática de Organización de Empresas de la Universidad de Oviedo, quien comprende esta situación que intenta mitigar. «No hay que ser alarmistas. Es verdad que muchas empresas apuestan por la digitalización, pero se están creando puestos de trabajos indirectos», explica.

La especialista moderará hoy en el Ateneo Obrero, a partir de las 19.30 horas, un debate sobre la industria 4.0. Junto a ella estarán Pablo Coca, director de Negocios y Operaciones de Centro Tecnológico; José María Enguita, director del máster Industria 4.0 Universidad de Oviedo, y Luis Saturnino, coordinador de I+D en Hiasa-Gonvarri. Todos ellos explicarán de una forma divulgativa lo que significan estos avances para las grandes empresas y sus trabajadores.

La cuarta revolución industrial está modificando, según la especialista, el perfil de las ocupaciones. «La próxima generación de jóvenes trabajará en empleos que a día de hoy todavía no existen», apunta Avella. El sector del automóvil es uno de los principales ejemplos de la implantación de la robotización en las grandes empresas. Han logrando establecer a gran nivel las tecnologías sin disminuir la mano de obra. Una experiencia que podría extrapolarse a otros ámbitos.

Para Avella, lo difícil es medir el nivel de implantación que se ha llevado a cabo hasta el momento. «Las experiencias de cada una de las empresas son diferentes. Hay algunas que no han acabado la tercera revolución industrial», afirma. Eso sí, los propios países, y en el caso de España, las comunidades autónomas, se han sumado a esta dinámica creando planes especiales. Asturias, por ejemplo, cuenta con su propio comité asesor del que forma parte la empresa del ponente Luis Saturnino, Hiasa-Gonvarri, quien hoy contará su experiencia en la instauración que se está llevando a cabo en la región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos