Dos pueblos unidos por una fiesta

El buen tiempo acompañó para la comida de hermanamiento entre San Esteban y La Arena en reivindicación de la pasarela. /  PATRICIA BREGÓN
El buen tiempo acompañó para la comida de hermanamiento entre San Esteban y La Arena en reivindicación de la pasarela. / PATRICIA BREGÓN

La Arena y San Esteban reivindican con una jira la pasarela sobre el Nalón

M. PICHEL SAN JUAN DE LA ARENA.

Una sencilla pasarela peatonal que una dos orillas separadas por poco más de 150 metros y que puede dar un giro radical al rumbo de dos villas ribereñas que se miran de frente, pero que para comunicarse por carretera han de dar una vuelta de casi media hora. Esa es la histórica reivindicación de San Juan de La Arena y San Esteban de Pravia, un puente peatonal que salve el estuario del Nalón y que en los últimos tiempos ha tomado impulso gracias a los esfuerzos de un colectivo de vecinos agrupado en torno a la Plataforma por la Pasarela Bajo Nalón. Ayer dieron un impulso más a su lucha, y lo hicieron de forma festiva, en el segundo día de la Jira de la Pasarela, con una comida de hermandad en La Arena de las gentes de las dos localidades, con espacio para la música y la reclamación de la «reparación de un agravio histórico». «Nos lo deben», subrayaban los vecinos.

Al mediodía se ultimaban los preparativos de la comida de hermanamiento, a la que cada uno contribuyó con viandas, y que contó con el apoyo de una pulpería. También se podían comprar camisetas de apoyo a la construcción de la pasarela, cuya recaudación se destinó a la Asociación Galbán de familias afectadas por cáncer infantil. Y la reunión se prolongó hasta la tarde, en el prao frente a La Rula, con la colaboración de un sol radiante, y la música del dúo Ciñu, para finalizar con el pregón leído por Roberto Fernández Llera, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo y colaborador de LA VOZ.

Desde la plataforma consideran la construcción de la pasarela como una forma de saldar una deuda histórica. «Desde el declive del tráfico de carbón en San Esteban, después de las conserveras en La Arena, de aguantar la contaminación en el río por culpa de la minería... Se olvidaron de nosotros», lamentaba José Carlos Álvarez, uno de los miembros de la plataforma. A su vez, José Fernando López, también de la plataforma y organizador de la Jira, recordaba que el proyecto de construcción «ya estaba previsto para el 2009, pero se han olvidado de él».

Reunión con el Principado

Desde la plataforma enviaron una carta al nuevo consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, para solicitar una reunión. «Parece que nos recibirá después de las vacaciones de agosto», desveló José Carlos.

En su discurso final, Roberto Fernández Llera recordó que los puentes son símbolo de unión en Europa, «mirad vuestros billetes», recordó. Pidió que «los dos pueblos se toquen, ir del Garruncho a Los Quebrantos, compartir tren», y recordó que la pasarela «sería un recurso turístico de primer orden, un revulsivo para el bajo Nalón, que falta nos hace, después de muchos años de abandono e inercia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos