Las puertas del cielo asturiano

Iván Muñiz, Carlos San Martín, y Yasmina Triguero, ayer en el Valey. / JOSÉ PRIETO
Iván Muñiz, Carlos San Martín, y Yasmina Triguero, ayer en el Valey. / JOSÉ PRIETO

La terminal da trabajo directo a medio millar de personas de cerca de sesenta empresas, de las cuales un 16% residen en Castrillón Repaso a la historia del Aeropuerto de Asturias en su cincuenta aniversario

SHEYLA GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

De la villa medieval de Anzo pocos se acuerdan. Esos terrenos en los que campesinos cultivaban y hacían vida hoy se han convertido en una gran pista de aterrizaje y una terminal que recibe anualmente a más de un millón de personas. El Aeropuerto de Asturias cumple cincuenta años y para conmemorarlo Aena ha programado varios actos conmemorativos. Ayer el auditorio del Valey acogía uno de ellos de la mano del director del Aeropuerto, Carlos San Martín, la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, y el técnico de Patrimonio, Iván Muñiz.

Los tres se encargaron de repasar estas cinco décadas desde diferentes ámbitos. El punto histórico lo puso Muñiz, que abrió el acto recordando pequeñas anécdotas de aquella villa de Anzo, que dio paso a un bosque allá por el siglo XVI y que después se disputó mucho albergar el nuevo Aeropuerto asturiano tras el cierre del de La Morgal. «El primer avión cambió el paisaje y el territorio pero también nuestras vidas y recuerdos», comentó el historiador.

El siguiente en tomar la palabra fue San Martín, que quiso extrapolar a todos los sectores la relación de la terminal con su entorno. El primer año, el aeropuerto ayudó a viajar a 53.000 personas en un total de 2.450 operaciones aéreas. Una cifra superada con creces actualmente. «La terminal ha tenido una evolución exponencial, ha pasado de esos pasajeros a 1,4 millones», destacó el director de la infraestructura, que en 2017 registró unas 13.000 operaciones aeronáuticas.

Con datos y referencias a la normativa vigente, San Martín puso de relieve todos los esfuerzos hechos por Aena por integrarse en el concejo y en la región. Actualmente la infraestructura da trabajo a unas quinientas personas de sesenta empresas. La mayor parte de esa plantilla de trabajadores residen en la comarca por lo que el impacto socioeconómico es aún mayor. Así, según aportó Carlos San Martín, el 16% del personal reside en Castrillón, un 23% lo hace en Avilés, un 7% en Pravia y un 6% en Soto del Barco. El resto lo hace entre Gijón, Oviedo y el resto de la región.

En cuanto a las restricciones que viven los vecinos y empresas, se hizo referencia a las servidumbres aeronáuticas, que afectan a 17 concejos. A pesar de las fuertes medidas de seguridad impuestas por AESA, Carlos San Martín explicó que «de todas las actividades informadas ninguna ha tenido informe desfavorable». En total el año pasado se dio aviso de 38 actividades coordinadas y todas ellas pudieron celebrarse. A esto se suman los 90 expedientes iniciados desde el Ayuntamiento que deben informarse a AENA antes de dar el visto bueno a las licencias de obras y construcción.

«Más destinos»

La alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, fue la encargada de marcar los retos del futuro y fijar los objetivos a corto plazo para mejorar la relación del Aeropuerto con el entorno. «Se trata de un elemento estratégico que debe potenciarse con más destinos internacionales», puntualizó Triguero, que apuesta por conectar Asturias con aquellas ciudades en las que las empresas de la región están implantadas.

Además, la regidora volvió a hacer hincapié en la necesidad de revisar la estrategia del Área Metropolitana en la que está trabajando el Principado. «No puede ser que se obvie la conexión del aeropuerto con el resto de Asturias por tren. Es algo crucial para la sostenibilidad de la infraestructura de cara al futuro». También apostó por estudiar la viabilidad de ampliar, en un futuro, el tráfico del aeropuerto a las mercancías dado que «ampliaría el nicho de mercado y eso sería bueno para la infraestructura y para Asturias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos