Quintueles estrena procesión

La procesión sale de la iglesia, ante la mirada de numerosos asistentes.
La procesión sale de la iglesia, ante la mirada de numerosos asistentes. / A. G.-O.

Quince carrozas recorren las calles durante toda la mañana acompañadas del grupo de gaitas La Laguna de San Claudio, de OviedoEl párroco cambia el recorrido para evitar pasar por el bar, una decisión polémica

ALICIA G.-OVIES QUINTUELES.

Es la misma distancia, pero diferente recorrido. La procesión de San Bartolomé estrenó ayer un nuevo itinerario. Una decisión que no fue bien recibida por algunos vecinos de la parroquia de Quintueles que la critican. El párroco decidió cambiar el trayecto que se venía realizando desde siempre para no pasar por delante del bar. Hasta este año, el desfile religioso llegaba hasta las antiguas escuelas para luego dar la vuelta hasta el templo. Ayer, las gaitas y los ramos salieron en dirección contraria. «No puede modificar las cosas por su cuenta, sin contar con los demás, cuando nos afecta a todos», denunciaron los vecinos críticos, que ya le mostraron su descontento con esta decisión.

Esta postura fue la misma que el párroco mantuvo hace unos días coincidiendo con las fiestas de Santa Ana, en Quintes. En esa ocasión el recorrido de la procesión consistió en dar una vuelta al cementerio. Algo que no se había hecho hasta el año pasado. En la parroquia vecina, el recorrido anterior también obligaba a pasar por delante de un bar. «La gente que está tomando algo también ha colaborado con las fiestas», apuntaba otro de los vecinos.

Ni estas diferencias ni la llovizna, que estuvo presente durante toda la mañana, lograron empañar una jornada festiva en la que los vecinos de todo el concejo derrocharon imaginación y trabajo a través de sus carrozas, llamando la atención de los numeroso visitantes que se acercaron a la parroquia maliaya. Quince vehículos recorrieron las calles desde primera hora de la mañana, obligando a cortar el tráfico en varias ocasiones. Hubo quien acudió con el traje tradicional asturiano y quien prefirió hacerlo vestido de mahón, una indumentaria característica de las zonas costeras del Principado.

En Quintueles, no faltó la sidra, que no dejó de correr en ningún momento, tampoco la comida. Algunas peñas colocaron pequeñas barras o mesas en el interior de sus carrozas, las cuales adornaron con motivos florales y marineros. Todo ello para disfrutar en familia y buena compañía del último día de las fiestas de San Bartolomé, que se iniciaron el pasado viernes, 18 de agosto, con juegos infantiles y una cena campestre para todos los asistentes.

Actuación de Les Xanines

La misa, que contó con la presencia de seis sacerdotes, estuvo oficiada por el maliayo Juan Hevia, quien actualmente es párroco de la iglesia de San Pedro Apóstol, en Pola de Siero. El acto religioso concluyó con la actuación del grupo Les Xanines de Quintes, en el interior de la iglesia. La agrupación folclórica estuvo acompañada durante la procesión del grupo de gaitas La Laguna de San Claudio, de Oviedo. Fueron quienes se encargaron de marcar el ritmo durante el recorrido. La jornada se alargó durante toda la mañana con la rifa del ramo y una sesión vermú junto a la iglesia y continuó por la noche con las actuaciones de las orquestas Costa Norte y Discoastur. La última verbena sirvió para cerrar cuatro intensos días de fiesta.

Fotos

Vídeos