Roban la recaudación de la máquina tragaperras en el restaurante Cueto 18 de Trasona

La Guardia Civil tomó ayer muestras de huellas en el bar. / MARIETA
La Guardia Civil tomó ayer muestras de huellas en el bar. / MARIETA

Los ladrones reventaron la puerta de entrada y ejecutaron un «golpe rápido y sin que nadie los viera», pese a estar a la entrada de ArcelorMittal

S. GONZÁLEZ TRASONA.

Un nuevo robo a un establecimiento de hostelería se suma a la larga lista de los ejecutados en Corvera. En esta ocasión los ladrones dejaron Las Vegas para acometer su asalto en Trasona. Los afectados, los responsables del restaurante Cueto 18, ubicado frente a la entrada de ArcelorMittal. De él los cacos lograron sacar la recaudación de la máquina tragaperras y huir con ella sin ser vistos por nadie.

Los hechos ya no llaman la atención, ya que es habitual que los cacos busquen dinero fácil para poder emprender la huida rápidamente. Pero sí ha sorprendido que pudieran llevarlo a cabo sin levantar sospechas, sin que nadie los escuchara y sin ser vistos. El restaurante está ubicado en una vivienda, que cuenta con patio delantero, un muro y una portilla, que tuvieron que forzar para llegar hasta el propio establecimiento, donde luego destrozaron de un golpe la puerta de entrada. «No nos lo explicamos porque tenemos en frente la garita de seguridad de ArcelorMittal, pero allí la persona encargada tampoco se percató de nada», decía Francisco Javier Muñiz, propietario del restaurante.

El robo se produjo aproximadamente entre las cuatro y las cinco de la madrugada y fue «muy rápido. Estaban preparados para ello, sabían a lo que venían y lo consiguieron», comentó el dueño. Tras reventar la puerta de un golpe fueron directos a la máquina tragaperras, que también destrozaron para poder hacerse con el botín final. Este es el primer robo que sufre el restaurante desde que su actual propietario se hizo con la gestión. «Es un sitio resguardado y que nunca había atraído a los ladrones, pero parece que ya no es así», lamentó Francisco Javier Muñiz.

A lo largo de la mañana de ayer el establecimiento permaneció cerrado ya que hasta él se desplazaron varias patrullas de la Guardia Civil, entre ellas la científica, para investigar el robo y sacar del local el máximo número de huellas posible para intentar dar con los culpables. «Puede que la Guardia Civil tenga una idea de quienes son porque ya ha habido varios robos en el concejo, pero no hay nada seguro tampoco, habrá que esperar a ver», explicó el propietario.

Fotos

Vídeos