IU saca adelante el presupuesto pese al rechazo del PSOE

Agenes de la Policía Local con camiseta reivindicativa mezclados entre el público.
Agenes de la Policía Local con camiseta reivindicativa mezclados entre el público. / MARIETA
Castrillón

Castrillón Sí Puede otorga su respaldo a la alcaldesa en la cuestión de confianza y permite que las cuentas de 2018 resultasen aprobadas

J. F. GALÁN PIEDRAS BLANCAS.

El PSOE votó no y la propuesta presupuestaria del IU fue rechazada en primera instancia aunque finalmente salió adelante gracias a un giro en la posterior cuestión de confianza. En esta ocasión Castrillón Sí Puede dio el sí, decisión que unida al voto de calidad de la alcaldesa, que deshizo el empate a diez, resultó determinante: presupuesto aprobado.

En la primera votación IU solo había obtenido el apoyo de sus ocho concejales y las abstenciones de Castrillón Sí Puede y Foro frente a diez noes, seis del PP, uno de Ciudadanos y los tres socialistas, que mantuvieron su exigencia: solo darían el sí en caso de que la enmienda en la que solicitaban que se detrajesen 256.000 euros para destinarlos a saneamiento y a becas saliese adelante. Y no salió. Únicamente consiguió el apoyo de los tres ediles socialistas y la abstención del PP como estéril consuelo.

Nada más concluir la votación la alcaldesa, Yasmina Triguero, de IU, ratificó su decisión de someterse a una cuestión de confianza que se celebraría una vez concluyese el maratoniano pleno ordinario, tras las mociones, una en defensa de la prisión permanente revisable y otra relativa a una menor palestina encarcelada, presentadas, respectivamente, por PP e IU.

El PSOE se mantuvo inalterable la hora de votar la cuestión de confianza, no, pero el cambio de actitud de Castrillón Sí Puede invirtió la situación. «Votar no supondría un castigo para los vecinos», argumentó su portavoz, Eva Menéndez, decisión que fue muy aplaudida por la bancada de Izquierda Unida.

«Todos sabemos que no van a ponerse de acuerdo, así que lo único que conseguirán es retrasar un mes la entrada en vigor del presupuesto», había advertido Triguero durante el interminable y estéril debate de la sesión ordinaria, un intercambio de fuego cruzado en el que todo el mundo mantuvo sus posiciones, ya definidas con anterioridad.

IU defendió sus cuentas -20,6 millones de euros con casi 1,6 para inversiones al margen de las que se puedan llevar a cabo con el remanente- y su postura con respecto al saneamiento, eje central del debate. «Hay que esperar a conocer hasta dónde va a llegar el Principado para después planificar las obras a realizar por el Ayuntamiento con cargo a las inversiones de Aqualia», argumentos que no convencieron al PSOE. Su postura era firme. O dinero ya para el saneamiento y un plan sobre la mesa que determine las inversiones de Aqualia o no es no. Sin embargo, la llave la tenía Castrillón Sí Puede, y abrió la puerta al presupuesto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos