Santa Ana vuelve a ser multitudinaria

El pasacalles de los grupos folklóricos recorrió el camino desde la iglesia al prau. / FOTOS DE D. ARIENZA
El pasacalles de los grupos folklóricos recorrió el camino desde la iglesia al prau. / FOTOS DE D. ARIENZA

Las romerías de Quintes recuperan su esplendor y se llenan de jóvenes con tiendas de campaña. La parrillada sumó 800 comensales

E. FERNÁNDEZ QUINTES.

Las fiestas de Santa Ana, en Quintes, recuperan este año su esplendor. Tras varios años sin romería, estos festejos, que fueron en su día una de las verbenas más importantes de la Mariña de Villaviciosa, han devuelto el ambiente a la parroquia maliaya. Estos días, una multitud de jóvenes de Gijón y Villaviciosa, ha vuelto a inundar con sus tiendas de campaña los prados particulares de la parroquia además del camping de Playa España y, como antaño, esta gran afluencia de público ha rescatado la tradición de reunirse en los bares de la zona, como el Castañón, y después desplazarse hasta el prau de la romería para rematar la noche.

El viernes tuvo lugar la primera verbena en honor a Santa Ana. Estuvo amenizada por Luis Gardey quien, a pesar de algunos problemas con el sonido que causaron el retraso en el inicio del recital -empezó casi una hora y media después de lo previsto-, no defraudó. Gardey, que actuaba por primera vez en su Quintes natal, reunió a varios centenares de vecinos, amigos y simpatizantes en el prau de la fiesta. Para Luis Gardey fue, probablemente, uno de los conciertos más especiales de su vida. Era la primera vez, según dijo, que actuaba «en casa» e interpretó varios de sus éxitos discográficos como 'Vivir sin ti', 'María' o ' Ma Vie'. En total, Gardey interpretó una veintena de temas del repertorio que le hizo famoso a lo largo de su trayectoria artística. Para Andrés Buznego, miembro de la organización de las fiestas, «fue un concierto para la historia y para el recuerdo de vecinos, amigos y simpatizantes, que aplaudieron y corearon todas las letras. Fue algo muy especial».

En el día de ayer, el programa festivo prosiguió con la celebración del III Festival Folklórico de Les Xanines que contó con más de 70 músicos y bailadores. A las siete de la tarde partieron de la Carbayera y acudieron al prau de las fiestas de Santa Ana en un pasacalles. Ya en el prau tuvo lugar la actuación de los grupos de la Agrupación Folklórica La Sidrina de Lugones, el Grupo de baile Les Xanines y el grupo de Coros y Danzas de Nuestra Señora de la Esperanza de Lillo de Toledo. Posteriormente, se entregaron las bandas de Xana a Lucía Novel, Xanina a Sofía Novel y Trasgu a Pedro Tuero.

A las 21.30 horas, dio comienzo la gran parrillada de hermandad a la que, según Andrés Buznego, acudieron 800 comensales. «Hemos abierto la venta anticipada de vales, al precio de 16 euros. Hace días que hemos agotado los boletos debido a la gran demanda que hemos tenido. En general, las fiestas este año han sido todo un éxito de público», comentó el organizador. Tras degustar la costillada, la parroquia disfrutó de la segunda verbena de Santa Ana, amenizada, en esta ocasión, por los grupos Banda Nocturna y Costa Verde.

El programa festivo de hoy arrancará a las 18 horas con una sesión infantil. Habrá juegos para los más pequeños con la fiesta de la espuma, colchonetas hinchables y la actuación del payaso Tato. A las 19 horas se disputará el clásico partido de solteros contra casados, a las 20.30 horas un concurso de tortillas y postres. A las 23 horas, la última verbena amenizada por el Grupo Trapecio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos