Una sardina para el carnaval de 2018

Los niños acudieron a Luanco disfrazados de sus personajes favoritos. /  A. G.-O.
Los niños acudieron a Luanco disfrazados de sus personajes favoritos. / A. G.-O.

Paula Fernández, de Oviedo, gana el concurso del cartel para el próximo año, que tendrá alusión marinera

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

Es una villa marinera, pero ayer la capital gozoniega se movió a ritmos brasileños. Jugadores de fútbol, loros, bailadores de salsa compartieron protagonismo con princesas, superhéroes o personajes de las principales series de animación como la patrulla canina. La temática de Brasil llenó cada rincón y los locales se engalanaron para la ocasión. La edad quedó a un lado y tanto pequeños como mayores se convirtieron en personas totalmente diferentes por un día. El carnaval de verano de Luanco supera cada año el récord de asistencia y en esta edición no defraudó.

Pasear por la calle sin cruzarse con una sevillana o un pequeña bruja se convirtió en tarea casi imposible. La explanada del muelle acogió el programa de actividades infantiles que superó todas las expectativas del Ayuntamiento. El año pasado apostaron por realizar, por primera vez, un concurso de pintura para elegir el cartel de la edición anterior. En esa ocasión se presentaron setenta bocetos. Este año, el jurado tuvo que valorar más de doscientos trabajos. Uno de ellos fue el de Lucía Muñiz, de 10 años. La pequeña, vecina de Avilés, optó por dibujar un oso. «Venimos todos los años. Me lo paso muy bien», aseguraba la pequeña mientras intentaba pintar un minion en el palo de un helado.

Finalmente, y tras mucho deliberar, la ganadora de este año fue Paula Fernández, de Oviedo, quien dibujó una sardina de colores junto a una tabla de surf. «El año que viene tocará apostar por la temática marinera», afirmó el concejal de Festejos, David Fernández, con la obra en la mano. Una elección que fue apoyada por varias de los asistentes que pudieron ver el dibujo en primicia. «Es muy guapo», aseguraron.

Sara Pérez, de 7 años, fue otra de las que ayer no quisieron perderse el carnaval infantil. «Voy de zanahoria. Me gustan mucho», explicaba. La pequeña de Valladolid se encontraba estos días disfrutando de las vacaciones en el Principado junto a sus padres, aunque «ya me voy mañana (por hoy)».

Familias enteras acudieron a disfrutar del carnaval luanquín. David García, del camping del Molino de Bañugues, acudió con su mujer, su hija y unos amigos. Todos ataviados como los minions. «Llevo viniendo toda mi vida, desde que nací», recordaba. Ayer le tocó seguir la tradición acompañado de la pequeña Alicia.

La familia García, formada por Alejandro, Sonia y Pelayo, no dudaron incorporar unas bicis a sus disfraces de payasos. Adornadas con globos de colores, estos vecinos de Luanco recorrieron las calles llamando la atención de todas las personas con las que se cruzaban.

Más

Fotos

Vídeos