El Serida plantará 25 variedades de manzana con Denominación

Decenas de personas se acercaron durante todo el día a disfrutar de los puestos instalados en la calle Balbín Busto, junto a la plaza de Abastos. /  A. G.-O.
Decenas de personas se acercaron durante todo el día a disfrutar de los puestos instalados en la calle Balbín Busto, junto a la plaza de Abastos. / A. G.-O.

El investigador Enrique Dapena adelanta que destinarán dos parcelas para algunos de los tipos recientemente incluidos

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) contará con dos nuevas parcelas donde plantará veinticinco de las 54 nuevas variedades de manzana de denominación de origen. En dichos terrenos podrán encontrarse cincuenta árboles de cada modalidad y servirán como fase final de la investigación llevada a cabo por la entidad. Así lo anunció ayer el técnico Enrique Dapena durante la jornada de presentación celebrada en el Teatro Riera con motivo de la celebración del Festival de la Manzana. Se trata de una iniciativa en la que llevan trabajando conjuntamente con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias desde el pasado mes de marzo.

El Serida inició esta investigación genética hace más de treinta años. Ha sido su sentido de anticipación el que ha permitido incluir un número tan amplio de variedades. «Es una forma de poner en valor nuestros recursos locales y llegar a mejorarlos», explicó Dapena. Este avance permitirá a los productores y llagareros realizar mezclas perfectamente equilibradas durante todos los periodos, al aumentar considerablemente las manzanas de sabor más agrio.

Dapena resaltó que gracias a sus investigaciones muchas de las variedades genéticamente mejoradas presentan una alta regularidad en la producción. Es decir, permitirían disminuir la tan temida vecería que provoca que un año haya sobreproducción de manzana y al siguiente, escasez. «Es un aspecto complementario muy importante. Algunas en su quinto y sexto año, cuando todavía no están en su máxima producción, pueden llegar a dar hasta veinte toneladas», aseguró.

La intención ahora de ambas entidades es proteger, por lo menos, las variedades seleccionadas por el Serida. Esto permitiría que se plantarán en otras zonas de España, pero dificultaría a empresas de Estados Unidos comprar viveros enteros para trasladarlos allí. Una crítica muy oída entre los profesionales del sector en los últimos meses. Asimismo, desde el servicio de investigación continuarán trabajando para realizar algún nuevo cruzamiento entre modalidades ya registradas con el objetivo, por ejemplo, de incorporar más resistencia a las amargas.

El investigador también habló durante su conferencia de las nuevas variedades de mesa en las que están trabajando. «Hay un nicho de mercado. En la zona del Ebro está habiendo una regresión en la producción de frutos de pepita y en Asturias tenemos unas condiciones óptimas para su desarrollo», afirmó. Tres de estas nuevas modalidades pudieron verse por la tarde durante la celebración de la cata de manzana de mesa.

La programación también contó para actividades para los más pequeños de la casa como el taller infantil impartido por Educo en el que los más pequeños aprendieron a darle una nueva vida a las manzanas. Las nuevas tecnologías llegaron de la mano de la denominación de origen con una visita virtual a un llagar a través de unas gafas en tres dimensiones. Será hoy, a partir de las 12 horas, cuando se conozcan los premiados del XXXIII Concurso de Manzanas de Mesa y de Sidra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos