La sidra, el motor de San Justo

El jurado valora una de las sidras caseras presentadas al concurso.
El jurado valora una de las sidras caseras presentadas al concurso. / PABLO TEJA

El primer concurso de producción casera reúne a una treintena de participantes | «Nos ha desbordado, no pensamos que fuera a venir tanta gente», asegura la comisión de festejos

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Era la primera vez que la comisión de fiestas de Santiago Les Vieyes incluía en su programa un concurso de escanciado y otro de sidra casera y los resultados no pudieron ser mejores. A primera hora de la tarde, el sonido de la bebida rompiendo en los vasos comenzó a oírse desde distintos puntos del prau. Los organizadores contaron para la ocasión con la presencia de los últimos ganadores del Campeonato de Asturias, quienes realizaron una exhibición de cómo servir correctamente uno de los productos estrellas de la región: brazo levantado, mirada al vaso y etiqueta a la vista del consumidor.

En un principio, la intención de la comisión era que el concurso puntuase para el campeonato regional, pero, según explicó Enrique Tuya, el calendario ya estaba cerrado desde marzo, por lo que fue imposible incluir a la parroquia maliaya entre las citas. Este inconveniente no fue impedimento para realizar una exhibición, que reunió a un gran número de público.

Tras el concurso amateur, se celebró la prueba de producción casera, a la que se presentaron una treintena de participantes de todo Asturias. «Nos ha desbordado, no pensábamos que fuera a venir tanta gente», reconocieron desde la comisión de festejos. El retraso en el primero de los campeonatos -en el que, en aficionados, ganaron Elena Fernández, Víctor Álvarez y Héctor Rey- obligó a alargar más de los previsto las pruebas, que finalizaron con las primeras notas de la orquesta Tekila. Los triunfadores fueron José Antonio Fernández, Fermín Sánchez y Julio César Castro. Por la mañana, había tenido lugar la tradicional procesión por las cercanías de la capilla, que se cerró con una descarga de voladores. La ceremonia contó con la colaboración del Coro de Voces Graves de Gijón. Hoy, a las 12 horas, volverá a celebrarse una misa. En esta ocasión, por los difuntos de la parroquia. Luego habrá una comida para los jubilados del pueblo en el restaurante Nuevo Busto. La tarde estará dedicada a los juegos infantiles y al primer concurso de tartas.

Fotos

Vídeos