Siete kilómetros solidarios contra la fibrosis quística

La carrera, a su paso por la plaza del Ayuntamiento. /
La carrera, a su paso por la plaza del Ayuntamiento.

Máximo Cordero, del Club Horizonte, y Raquel Pérez, de Navia, fueron los ganadores absolutos de la prueba, con 255 participantes

E. RODRÍGUEZ VILLAVICIOSA.

Cinco años cumple la Carrera Popular contra la Fibrosis Quística de Villaviciosa, una iniciativa que surgió tras una conversación entre dos madres a la puerta del colegio de sus hijos. Adrián González -que ahora tiene siete años- padece esta alteración genética, que afecta principalmente a los pulmones y al aparato digestivo, y es degenerativa. Su madre, Diana Rodríguez, le pidió a Begoña Rodríguez ayuda para difundir lo que es esta enfermedad, aún muy desconocida, en la que las familias necesitan todo tipo de recursos. No solo económicos, sino también apoyo educativo durante los ingresos hospitalarios de sus hijos.

Begoña dijo que sí, que podía contar con ella y juntas impulsaron la primera carrera popular contra esta patología, que en Asturias afecta a un centenar de personas. Ayer se celebró la quinta edición de esta iniciativa, organizada por la Asociación Asturiana contra la Fibrosis Quística en colaboración con el Ayuntamiento y en la que participaron255 personas. Entre ella, la propia edil de Deportes de Villaviciosa, Ana López. El número de inscripciones fue algo inferior al de años anteriores, dado el amplio calendario de pruebas que hay por estas fechas en la región, pero, como siempre, no faltaron apoyos para recaudar fondos y ayudar a la asociación.

Hubo diez categorías. Porque a las de los tramos de edad (16 a 18 años; 19 a 39; 40 a 49; 50 a 59 y más de sesenta años), se unieron, también en ambos géneros, las de discapacidad visual, intelectual, física en extremidades superiores o inferiores, y discapacidad órganica (los trasplantados). Ya desde el año pasado es la única carrera de Asturias y la segunda de España en la que participan las personas que han recibido un órgano.

El recorrido, de siete kilómetros, que se podía hacer corriendo o andando, tenía salida y meta en la plaza del Ayuntamiento y discurría por las calles del centro de la villa, principalmente junto al parque de La Barquerina y el río Linares.

Financiar el Orkambi

Los ganadores absolutos fueron Maximino Cordero Benito, del Club Horizonte de Gijón y Raquel Pérez Pérez, de Navia, y se calcula que la recaudación podría aproximarse a los 3.000 euros. Al finalizar, mucha satisfacción entre los participantes por contribuir a apoyar a los enfermos y visibilizar un trastorno que, poco a poco, se va conociendo más. Hay un novedoso tratamiento, un fármaco denominado Orkambi, que ha dado esperanza a los enfermos, ya que puede retrasar los trasplantes y mejorar los síntomas en algunos afectados, como expulsar las secreciones que se acumulan en el aparato respiratorio. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad no ha llegado a un acuerdo con el laboratorio para financiar el fármaco, dado su alto coste, de unos 120.000 euros al año por paciente. Nada más conocer esta falta de consenso, la asociación nacional lamentó que los enfermos tengan que seguir con «tratamientos paliativos, ingresos frecuentes, uso masivo de antibióticos y la posibilidad de tener que someterse a un trasplante pulmonar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos