Simulacros de catástrofe en Pravia

Ejercicio de rescate acuático en caso de inundación en el río Narcea. / FOTOS: MARIETA
Ejercicio de rescate acuático en caso de inundación en el río Narcea. / FOTOS: MARIETA

La Unidad Militar de Emergencia realiza maniobras en distintos puntos de la villa

EVA FANJUL PRAVIA.

«En estas maniobras trabajamos con equipos de verdad y los escenarios deben ser lo más realistas posibles», asegura el capitán Jesús Mancebo, responsable de la Compañía 52 del Quinto Batallón de la Unidad Militar de Emergencias, con base en León, que realiza maniobras en Pravia durante toda esta semana. Un despliegue de más de cien militares, 33 vehículos y remolques con lanchas motoras, una ambulancia, equipo de telecomunicaciones, mecánicos e intendencia

El oficial de la UME agradece la colaboración del Ayuntamiento de Pravia que «además de ofrecernos el polideportivo de Agones para instalarnos, nos ha permitido hacer prácticas de riesgo en un edificio en ruinas, algo muy difícil de conseguir». Y es que durante la jornada de ayer, 42 integrantes de la Unidad de Rescate Urbano (USAR) pudieron trabajar dentro de un inmueble abandonado frente a la antigua Azucarera, cuyo ruinoso estado presentaba riesgo de derrumbamiento en algunas zonas. El viejo edificio albergaba en su interior algunos viejos coches destartalados, lo que propició el escenario perfecto para el entrenamiento de estos militares. La Unidad, dividida en varios grupos, practicó ejercicios de intervención en caso de seísmo, y mientras un grupo abría la parte trasera de un vehículo para simular la excarcelación de una víctima, otro equipo practicaba la extracción con una grúa de un coche atrapado en un derrumbe. En otra parte de la nave, varios soldados apuntalaban una cubierta inclinada y un muro. Mientras, al fondo, otros utilizaban cámaras y sensores sísmicos para localizar posibles víctimas sepultadas.

El operativo dispone de todo un equipamiento de material almacenado en un contenedor. Radiales, madera, martillos neumáticos, generadores de electricidad todo se emplea como si fuese de un caso real.

En los ríos

Otra de las prácticas recreó un caso de inundación. Aquí se realizó el rescate de un vehículo pesado, así como de desvíos del curso del agua mediante un sistema de balones hinchables. Mientras, en la rivera del Narcea, un grupo rescate acuático desarrolló simulacros de recuperación de personas en el agua en dos situaciones distintas, «una en que la víctima colabora con el rescatador y otra en la que un cuerpo inerte es arrastrado por la corriente», explican. En el río Nalón miembros de la Unidad de Intervención realizaron prácticas de rescate y traslado en camilla de una víctima de una orilla a otra mediante una tirolina.

El Quinto Batallón es el más operativo de los cinco que consta la UME. Se ocupa de Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria. La unidad participó en la extinción de los incendios de octubre de 2017 en Galicia y Asturias, así como en rescate de los vehículos atrapados por la nieve en la AP-6 en enero de 2018. Hoy los militares realizarán una práctica de extinción de incendios en el acuartelamiento de Cabo Noval. El jueves se centrarán en el mantenimiento de equipos y el viernes regresarán a su base en León.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos