Tazones distribuye huchas en comercios y restaurantes para ayudar a la familia desalojada

Representantes de la Asociación de Hosteleros y Comerciantes de Tazones./
Representantes de la Asociación de Hosteleros y Comerciantes de Tazones.

E. R. TAZONES.

Han pasado dos semanas desde que Fátima Tome Da Silva, de 49 años, y sus hijos Samuel (22) y Daniela (15) tuvieron que desalojar su casa y la sidrería que regentaban junto al Faro de Tazones por un movimiento de fallas. Desde entonces, el pueblo se ha volcado en ayudar a esta madre con dos hijos que «lo ha perdido todo». En estos diecisiete días, algunos vecinos lo han hecho a título personal, pero con el fin de que el respaldo económico que reciban sea mayor, la población ha decidido distribuir huchas solidarias para recaudar dinero y poco a poco puedan salir adelante. Se podrán encontrar durante todo este mes en la mayoría de los comercios y restaurantes del pueblo para quien quiera pueda aportar la cuantía que desee.

El Ayuntamiento de Villaviciosa les ha facilitado una vivienda social en la capital del concejo, a la que se trasladarán en breve, pues están pendientes de los muebles. Sus más allegados esperan que, con la llegada de la primavera y el verano, puedan encontrar pronto trabajo.

El desalojo tuvo lugar después de que el suelo del sótano cediera. En una primera inspección, los técnicos comprobaron que las paredes tenían una inclinación de treinta centímetros. Poco después, el arquitecto municipal redactó un informe en el que pedía declarar en ruina el inmueble. Señalaba que eran «incontables las grietas, asientos, giros y desplazamientos motivados, en su mayor parte, por desplazamientos y asientos del terreno sobre el que se emplaza». Dado «el agotamiento generalizado de los elementos constructivos y resistentes del edificio», señalaba que las «obras van más allá de la simple conservación del edificio» y que «sería necesaria una demolición y reconstrucción completa».

Temas

Tazones

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos