«Sin teléfono corre peligro su vida»

Manuel Garrido y su esposa, ayer en su domicilio de Fafilán. / P. B.
Manuel Garrido y su esposa, ayer en su domicilio de Fafilán. / P. B.

Un vecino de Fafilán debe estar conectado con el HUCA por un problema de corazón | La avería le tiene aislado por lo que urge a la compañía el arreglo de las comunicaciones, que están caídas desde el pasado jueves

SHEYLA GONZÁLEZ TRASONA.

El corte de la línea de teléfono e internet en Trasona y algunos barrios de Avilés como Garajes o Llaranes no afecta solo a las comunicaciones normales, sino que se ha convertido en un problema grave de salud para algunos de los afectados. Es el caso de Tina y su marido Manuel Garrido, que viven en Fafilán, Trasona. Él padece una enfermedad cardiaca grave por la que tiene instalado un desfibrilador automático implantable (DAI), que le mantiene conectado constantemente con el servicio de cardiología del HUCA a través del teléfono fijo de su casa.

Desde hace cinco días este servicio está cortado por la avería de la estación de telecomunicaciones, producida por una de las máquinas de las obras de los enlaces del PEPA. «La vida de mi marido depende del teléfono, sin él corre peligro. Tiene que estar conectado para que a la mínima arritmia o problema los especialistas le tengan controlado y envíen ayuda urgente», comenta Tina. Las llamadas constantes a la compañía telefónica, en su caso Movistar, no han dado frutos estos días, siguen sin tener línea telefónica y su marido pasa los días con el ansia de volver a contar con la asistencia.

«Soy enfermera pero no puedo estar las 24 horas con él. A través del aparato conectado al HUCA a la mínima salta y ellos me llaman. Si yo puedo venir corriendo me encargo yo porque en casa tenemos todo lo que necesita pero hay ocasiones en las que yo no puedo», explica la mujer, que insiste en que «si no estoy cerca a través del teléfono envían a una ambulancia urgente para trasladarle y atenderle. Algo que ahora no tenemos y no sabemos si puede ocurrir algo grave».

Debido a su enfermedad la conexión vía teléfono con el HUCA no «es un trámite. El mes pasado tuvo tres ataques y hubo que ir corriendo al hospital porque estuvo a punto de morirse. Para nosotros es muy importante contar con esa vigilancia», recalca Tina. En sus llamadas a la compañía afirma que le insisten en que «están los técnicos arreglándolo pero que aún no han podido darle solución. Esto es algo urgente y vital para nosotros. Los comercios pueden apañarse. Es más a mi la línea de internet me da igual, yo lo que quiero es que mi marido esté conectado ya».

Desde el jueves

Además de sus persistentes quejas han decidido presentar una denuncia ante la compañía telefónica. «Vale que sea una avería pero otros domicilios y comercios ya tienen red mientras que nosotros como no somos más que unos vecinos estamos esperando. Te atienden y te pasan con la operadora todo el rato pero no hay soluciones», lamentan.

La avería se detectó el jueves y desde entonces numerosos vecinos han mostrado sus quejas por la falta de soluciones. En un primer momento se achacó a una única compañía pero al tratarse de una rotura del cableado general afecta a usuarios de varias de ellas, mientras que otros que están enganchados a otros repetidores no han tenido problemas en sus líneas. El problema afecta sobre todo a Corvera, pero también a la zona de Garajes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos