«El valor incalculable» de Ana

Ana María Piñera, en primera fila (con una gran flor en la solapa) con su familia y amigos. / JORGE PETEIRO
Ana María Piñera, en primera fila (con una gran flor en la solapa) con su familia y amigos. / JORGE PETEIRO

E. RODRÍGUEZ GIJÓN.

«Es un día felicísimo». Ana María Piñera no pudo evitar la emoción al encontrarse ayer, en el Somió Park, con 200 de sus alumnos cuando se cumplen 61 años de la fundación, junto con su marido Luis Alonso, del grupo folclórico Aires de Asturias. «Después de Luis y Elena, el grupo ha sido mi tercer hijo», señalaba en un encuentro que reunió a 'niños' a los que empezó dando clase y que ahora están casados, con hijos y hasta nietos. «Hay amigos a los que hace 30 y 40 años que no veo», indicaba.

Vinieron hasta Gijón discípulos de Madrid, Torrelavega, San Sebastián, así como miembros de otros grupos, como el de Virgen de las Flores, de Oles y Argüero. La idea de demostrarle su cariño surgió este verano, durante una actuación en Chipre, y enseguida la iniciativa empezó a sumar apoyos. Miguel Alonso, actual bailarín del grupo, fue el encargado de abrir el encuentro en un salón repleto de fotografías de una trayectoria en la que «Ana ha recorrido Asturias de oriente a occidente, recopilando bailes, cantares y música». Todo «un valor incalculable» de tradiciones que ahora su hija Elena, su yerno Juan Carlos y su nieto Pelayo se encargan de preservar manteniendo la continuidad del grupo. Rodeada de amigos, como Aquiles Tuero -que facilitó el 'salto' del grupo a América-, recibió la Manzana de Oro de Villaviciosa, por toda una vida dedicada al folclore y la cultura asturiana. «Villaviciosa tiene que estar agradecida con su labor», dijo el alcalde, Alejandro Vega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos