El vecino de Antromero que edificó en una finca afectada pacta derribar la casa

Vivienda principal de la finca, que como el resto de edificaciones, deberá ser derribada. / P. G.-P.
Vivienda principal de la finca, que como el resto de edificaciones, deberá ser derribada. / P. G.-P.

Llegó a un acuerdo con la Fiscalía, que también supone una multa de 2.100 euros, para evitar ser condenado a prisión

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

El acusado por una edificación ilegal en Antromero, que al final resultaron ser dos inmuebles, deberá pagar una multa de seis euros diarios durante un año, o lo que es lo mismo, 2.190 euros. Además, tendrá que proceder a la demolición de todas las edificaciones ilegales existentes en su parcela. Fue el resultado de la vista que se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal número 1 de Avilés, en la causa por la cual la Fiscalía del Principado de Asturias solicitó una condena de dos años de prisión, una multa de 6.480 euros y el derribo de los inmuebles levantados sin permiso. Dicha petición se amparó en que dichas actuaciones se llevaron a cabo en una parcela catalogada como no urbanizable por estar afectada por el Plan de Ordenación de Litoral de Asturias (POLA).

Durante la vista, el acusado se mostró conforme con los hechos que detalló la Fiscalía. Según su letrada, Rebeca García García, «de esta manera se pudo llegar a un acuerdo para la reducción de las penas y la suspensión de la prisión solicitada para mi cliente». Y agregó que «ahora, y dado que el procedimiento por la vía administrativa no finalizó, se deberá esperar a que el Ayuntamiento de Gozón tramite la petición de la licencia pendiente de las otras construcciones para conocer si se ajustan a la legalidad».

La causa que motivó la denuncia fue a instancias del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), de la Guardia Civil. En una de sus inspecciones rutinarias, detectaron la existencia de obras en la finca iniciando así un expediente al apreciar ilegalidades. Entre ellas y según se reflejan en los informes del Ministerio Público, se señalan que se había procedido al cierre de la parcela sin observar la mitad de las condiciones impuestas. También que se habían realizado, de forma consciente de su ilegalidad y sin contar con ningún tipo de licencia, una construcción con destino a fines residenciales, con cubierta a dos aguas de teja, una puerta principal de doble hoja y ventanas que dotan de luz y ventilación a la edificación, Incluso en su fachada principal había habilitado un porche con mobiliario y disponía de elementos decorativos como una barbacoa. Según dijo, era un inmueble con destino a caseta de aperos para la que construyó una solera de hormigón y fue preciso el asfaltado de parte de la parcela. Ahora, el acusado, tras alcanzar un acuerdo, deberá demoler los elementos fuera de ordenación y restituir el suelo a su estado original.

El alcalde de Gozón, Jorge Suárez, insistió, en la necesidad de solucionar las numerosas construcciones ilegales del concejo. «Y muestra del interés en las administraciones implicadas es este tipo de actuaciones realizadas desde el Seprona. Esto fortalecerá las actuaciones municipales para poner fin a estas ilegalidades».

Fotos

Vídeos