Vecinos de Candás denuncian el estado de abandono de los apeaderos de FEVE

El interior de la antigua estación de Aboño, lleno de basura.
El interior de la antigua estación de Aboño, lleno de basura. / L. F.

«Es una vergüenza. Para la compañía los usuarios somos mera mercancía», critica el presidente de la asociación vecinal, Luis Fernández

ALICIA G.-OVIES CANDÁS.

Cristales rotos, escombros tirados en cualquier rincón, basura y ninguna forma de contactar con la empresa. Es el estado en el que se encuentran muchos apeaderos y estaciones ferroviarias de Feve en el concejo de Carreño. Los actos vandálicos y el paso del tiempo han hecho mella en las infraestructuras, que cada vez están más abandonadas. Esta situación ha sido denunciada por la asociación vecinal de Candás, que exige a la empresa que tome medidas lo antes posible. «Tienen que tomar alguna decisión: arreglarlo, poner una marquesina... Cualquier cosa, pero no pueden seguir así», afirma el presidente, Luis Fernández.

Este colectivo comenzó a principios de semana una campaña de pegada de carteles para informar a los usuarios de qué deben hacer si surgiese algún problema en la línea que une Gijón y Avilés. En su recorrido por las distintas paradas, comprobaron el mal estado de muchas de ellas, destacando el de la antigua estación de Aboño, hoy convertido en apeadero. «Es solo un ejemplo de cómo está el resto. Hay una total falta de abandono del servicio», critican. La edificación está llena de pintadas, con los cristales rotos y restos de basura. «Se puede ver como el interior lo habían utilizado como almacén y eso es cosa de la empresa», lamentan.

La retirada del personal de la gran parte de estas estaciones es la causa del estado de abandono que sufren desde entonces. La falta de un trabajador cualificado o de una persona de seguridad, no solo facilita los actos vandálicos sino que supone un inconveniente para los usuarios. Las cancelaciones y los retrasos son habituales, sin que los clientes tengan forma alguna de contactar con la empresa para recibir información sobre el servicio. Y no solo eso. En ciertas paradas de la zona rural, dicen que «puede llegar a resultar hasta peligroso. La gente está a su suerte. Si hay un problema de seguridad allí no hay nadie», denuncia Fernández. Es el caso de los apeaderos de Candás, Perlora y Xivares, entre otros.

La antigua estación de Aboño está llena de pintadas y basura, y con los cristales rotos

Para la asociación vecinal esta situación es una clara falta de respeto tanto a los usuarios que cada día siguen optando por el tren para trasladarse como a la localidad en la que se encuentran. «Te dejan tirado y no te informan de nada. Es una vergüenza. Para Feve los usuarios somos mera mercancía», aseguran.

Marcha desde Avilés

La entidad lleva varios meses colaborando con la plataforma SOS Tren para buscar una solución a estas deficiencias. Sin ir más lejos, a finales del mes pasado, organizaron en el centro polivalente de La Baragaña una asamblea para analizar las incidencias registradas en las últimas semanas en las líneas Cudillero-Gijón y Oviedo-San Esteban-Ferrol. Asimismo, Avilés acogerá este fin de semana un Encuentro Estatal en Defensa de un Ferrocarril Público y Social para España y Europa. El programa incluye una marcha reivindicativa hasta Carreño. La salida será a las 14 horas de la Casa de la Cultura, en dirección al apeadero del Niemeyer donde cogerán el tren de las 15.01 horas. En Candás, se encontrará la comitiva y terminarán el día con una comida en el área recreativa de la Fuente de los Ángeles.

Fotos

Vídeos