Los vecinos de la parroquia de Celada critican la peligrosidad de la curva de Barreu

La curva de Barreu, en la parroquia de Celada. /
La curva de Barreu, en la parroquia de Celada.

A. G.-O. VILLAVICIOSA.

Los vecinos de la parroquia de Celada dicen que ya no aguantan más. Hace varios meses, presentaron ante el Ayuntamiento de Villaviciosa un escrito apoyado por una veintena de personas para denunciar la peligrosidad de la curva de Barreu, ubicada en la carretera que une la localidad con Poreñu. Documento al que por el momento no han tenido respuesta. «¿Con quién tenemos que hablar para que nos hagan caso?», se preguntan. En los últimos años, en dicho punto han tenido lugar cinco accidentes, el último de ellos el pasado mes de febrero.

El problema, explican, radica en que se trata de una curva cerrada y estrecha que coincide con un camino desde el que también pueden incorporarse vehículos. La escasa visibilidad impide que los conductores se vean fácilmente, provocando el choque entre ellos. Además, añaden, «hay una alcantarilla en la que pueden meter la rueda».

El dueño del terreno adyacente ya habría dado permiso para llevar a cabo los trabajos que fuesen necesarios, pero por el momento los vecinos no tienen repuesta del Ayuntamiento, aunque esperan que la situación cambie hoy. El arquitecto municipal tiene previsto reunirse con ellos para valorar la situación, analizar las posibilidades y comprobar la viabilidad económica para su desarrollo. «Si no se puede hacer nada, que nos lo digan, pero que no nos dejen así», afirman.

Para los residentes en la parroquia se trata de una obra sencilla y que no requiere de una gran inversión. Por ello, esperan que el encuentro de hoy dé sus frutos y sirva para poner fin a este punto negro antes de que tenga lugar un accidente mucho más grave.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos